Itinerario II

Salida: plaza de los Leones o del Pópulo.

Recorrido: portales de la Carbonería, portales de la Alhóndiga, plaza de España, C/ San Pablo, plaza Cándido Elorza, C/ Intendente Pablo de Olavide, C/ Cipriano Tornero o del Rojo, C/ de las Minas, avenida de Andalucía, C/ Magdalena, C/ Cipriano Tornero o del Rojo, C/ Santa Ana Vieja, C/ Jurado de la Parra, C/ San Francisco, C/ Cardenal Benavides, C/ Gaspar Becerra, portales Tundidores y portales de la Zapatería.

Llegada: plaza de los Leones o del Pópulo.

Vista general de la plaza de los Leones tomada en 1882
Vista general de la plaza de los Leones tomada en 1882 - Ayto. de Baeza
  1. Puerta de la Azacaya y arco de Villalar.
  2. Audiencia Civil y Escribanías Públicas, actual Oficina de Turismo.
  3. Carnicerías Públicas.
  4. Fuente de los Leones.
  5. La Alhóndiga.
  6. Palacio de los Salcedo o de los Condes de Garciez.
  7. Palacio fortaleza de los Sánchez Valenzuela y Cerón.
  8. Casas señoriales de la calle San Pablo.
  9. Iglesia de San Pablo.
  10. Casa de Vela de Almazán.
  11. Convento de la Magdalena.
  12. Convento de San Francisco.
  13. Iglesia del hospital de la Purísima Concepción.
  14. Mercado de Abastos.
  15. Cárcel y Palacio de Justicia, actual Ayuntamiento.
  16. Balcón del Concejo o Casas Consistoriales Bajas.
  17. La plaza del Mercado. No visibles empalizadas.

1. Puerta de la Azacaya y arco de Villalar.

Esta puerta era una de las principales del recinto amurallado y junto a ella en el siglo XVI se erigió un arco apuntado para conmemorar la victoria del ejército del emperador Carlos V sobre los comuneros en la batalla de Villalar, que tuvo lugar en 1521. Está decorado con los escudos del emperador Carlos V, el de Baeza y el del Corregidor.

2. Audiencia civil y Escribanías Públicas.

Este monumental edificio de estilo plateresco se construyó en la primera mitad del siglo XVI. El piso superior estaba destinado a la Audiencia Civil y el piso bajo a las Escribanías del Cabildo, lo que motivó que la plaza Baja de la etapa medieval se conociera como plaza de los Escribanos. Hacia mediados de siglo, en el extremo del inmueble que linda con la puerta de la Azacaya, se edificó un balcón para acoger una capilla abierta a la plaza en la que se disponía el altar con el cuadro de la Virgen del Pópulo. En 1727 el espacio situado bajo el arco de la capilla se macizó con un tambor octogonal que cegó la puerta del despacho de las Escribanías más próximo a la puerta de la Azacaya. A lo largo del XVIII el estado de abandono del edificio determinó el traslado del Archivo y las Escribanías al Balcón del Concejo en la plaza del Mercado. Desde 1781 se utilizó como cuartel, conociéndose desde entonces como casa o cuartel del Pópulo. Agravado su deterioro durante el siglo XIX, a principios del siglo pasado estaba encalado y se había desplomado parte de su fachada. Restaurado en los años 60 del siglo XX, se retiraron el tambor y los elementos de la antigua capilla, conservándose solo el balcón y el arco que lo soportaba. Fruto de esa restauración es su configuración actual. En estos momentos el piso bajo de las Escribanías acoge la Oficina de Turismo, mientras que la audiencia, en el piso superior y acceso por la calle trasera, ha sido cedida a la sede del Club UNESCO de Baeza.

3. Carnicerías Públicas.

Se edificaron a mediados del siglo XVI junto a la muralla y muy cerca de la puerta de la Azacaya, ocupando probablemente el área de la barbacana de época medieval. Este edificio sustituyó al antiguo Matadero o Casa de la Matanza que se había derrumbado en 1545. Junto con el edificio de Los Bodegones conformaba la desaparecida plaza del Pescado. Originalmente tenía dos plantas y su fachada principal daba a la calle situada entre la puerta de la Azacaya y la puerta del Rastro, ahora paseo de las Murallas, mientras que su fachada posterior se disponía hacia la calle Atarazanas o Casas Nuevas. En su fachada principal la planta baja constaba de puerta y tres ventanas adinteladas con rejas salientes, alternando con escudos de la ciudad y del corregidor. Su planta superior  conformaba un espacio abierto a modo de solana. En la zona central se dispone el escudo imperial del Carlos I. En este piso, con fachada hacia la calle Atarazanas, se disponían despachos para la venta de carne, mientras que las estancias del piso bajo de la fachada principal pudieron usarse también para la venta de pescado. A inicios de los años 60 del siglo XX, tuvo lugar la traslación del inmueble a la plaza de los Leones, alterándose completamente su estructura y su distribución interior. Su adaptación comportó la pérdida de las entradas independientes que a niveles diferentes de calles tenía en su ubicación original. Asimismo, se redujo su fachada doblándola hacia sus laterales, eliminándose al mismo tiempo su fachada posterior. En el cuerpo superior se añadieron las zapatas de madera sobre las que descansa el alero de la cubierta.

Vista de las carnicerías públicas en el primer tercio del siglo XX
Vista de las carnicerías públicas en el primer tercio del siglo XX - Ayto. de Baeza

En la década de 1990 la adaptación del inmueble para albergar a los juzgados supuso una nueva compartimentación de su espacio interior que incluyó la realización de una entreplanta en la segunda crujía, manteniendo la altura del edificio. La entreplanta se realizó con nueva estructura metálica apoyada en los muros de carga sin afectar a la estructura de madera existente. Los cimientos de las columnas se reforzaron forrando la zona inferior de sus zapatas con zunchos de hormigón.

4. Fuente de los Leones.

Es una fuente exenta de tipo monumental cuya construcción se ha relacionado con la visita del emperador Carlos I a la ciudad con motivo de la victoria sobre los comuneros de Castilla. Las informaciones más antiguas de esta fuente datan de inicios del siglo XVI, aunque existen referencias de finales del siglo XV sobre un pilar medieval cercano a la puerta de la Azacaya. Los sobrantes de la fuente surtían a las tenerías existentes en la calle del Agua. Está formada por un pilar cuadrado con las esquinas curvas. En su parte central se disponen cuatro esculturas correspondientes a dos leones y dos caballos que integran los caños que vierten al pilar. Una columna que sustituyó a una precedente más gruesa, sostiene una figura femenina que sin base documental se ha relacionado con Imilce, princesa oretana de Cástulo. La cabeza original de esta figura desapareció durante la Guerra Civil, siendo sustituida por la actual. La fuente se ubicaba frente a la calle del Agua y fue trasladada al centro de la plaza en la década de 1960, cambiando la orientación de la figura femenina hacia el oeste.    

5. La Alhóndiga.

Inicialmente la Alhóndiga era un edificio público exento que se edificó hacia mediados del siglo XVI, al mismo tiempo que el Pósito Nuevo. Debió de ser entonces cuando se estableció la conexión entre ambos edificios a través de una bóveda existente bajo la calle Barbacana que conecta con las cantinas del Pósito.

La Alhóndiga era un edificio público para el almacenamiento y compra-venta de grano. También sirvió de acuartelamiento militar y desde mediados del XVII funcionó como mesón y hospedería. Su galería superior también debió de usarse para contemplar los festejos taurinos que tenían lugar en la plaza del Mercado. Hacia mediados del siglo XIX el inmueble se vendió a particulares. Destinado después a acoger una taberna y viviendas, buena parte del inmueble fue desmantelado y reconstruido posteriormente. En 1965 se añadió el cuerpo superior alterando su estructura vertical original.

6. Palacio de los Salcedo o de los Condes de Garciez.

Es una de las residencias señoriales del siglo XVI más destacadas de la calle San Pablo.  A mediados del siglo pasado su estado era ruinoso y en 1961 se demolieron las viviendas que albergaba en su interior. En 1964, a través de la Dirección General de Arquitectura, se llevó a cabo el vaciado interior del inmueble y una completa remodelación interior, perdiéndose sus crujías y su distribución original. Se realizaron intensas transformaciones plasmadas en la reconstrucción del patio de columnas y en la edificación de la galería  superior. Parte de la zona trasera de patios del solar original estaba ocupada por el teatro Montemar. Al reforzar la cimentación de la fachada se aprovechó para realizar un sótano y también se construyó el alzado lateral de la calle Cózar siguiendo el mismo estilo de la principal. El exterior de edificio integra cualidades góticas y platerescas y los escudos de sus propietarios. Solo el cuerpo superior de la fachada ha mantenido los vanos originales. Su portada gótica fue sustituida por la actual en 1799.

7. Palacio fortaleza de los Sánchez de Valenzuela y Cerón.

Este edificio, de estilo gótico, fue construido a finales del siglo XV. Fue donado en 1752 a las monjas de San Ildefonso que le dieron uso conventual. Con las desamortizaciones de la primera mitad del XIX, el edificio fue adquirido por particulares y destinado sucesivamente a vivienda, casino y sede bancaria. Desde inicios del siglo pasado es la sede del Nuevo Casino. Su fachada actual es el resultado de las transformaciones realizadas a finales del siglo XIX que sustituyeron su constitución gótica original, definida por su estructura de palacio fortaleza con torres laterales, vanos asimétricos con portada descentrada y ventanas divididas con ajimez, similares a las de los cercanos palacios de los Cabrera y de los Acuña. Los vanos del edificio se sustituyeron por una distribución regular de balcones y ventanas con arco rebajado y su portada se centró en la fachada, cambios acordes con la línea clasicista de las casonas acomodadas edificadas entre finales del XIX y principios del XX. Durante el siglo XX, las reformas afectaron a su espacio interior reduciéndose el patio y alargándose la galería superior de columnas.

8. Casas señoriales de la calle San Pablo.

Es una de las principales calles de la ciudad en la que existen numerosas casas señoriales construidas entre los siglos XVI y XIX. Entre ellas destacan las casas renacentistas de las familias Cabrera, Perea y Acuña. En algunas de sus fachadas destacan los escudos familiares y las ventanas con parteluz de mármol. En su espacio interior han sufrido intensas remodelaciones.

9. Iglesia de San Pablo.

Se ha planteado su edificación entre los siglos XIV y XVII. En las décadas de los 70 y 80 del siglo XX se acometieron importantes reparaciones. Se realizó una nueva cubierta con cerchas de acero, se elevaron las crujías con un muro de ladrillo y verdugadas de ladrillo macizo, reponiéndose también la cornisa. Las bóvedas de crucería de la cabecera se consolidaron con hormigón armado. La espadaña de carácter clasicista, fue realizada  a principios de los 90 sobre el cuerpo de la antigua torre-campanario, en sustitución de otra preexistente de finales de los años 70.     

10. Casa de Vela de Almazán.

Es un modelo de la arquitectura ecléctica del siglo XIX. Fue mandada construir en 1875 como residencia privada, desde donde podían presenciar las carreras de caballos que tenían lugar en antiguo Ejido, zona ocupada por el actual parque Leocadio Marín. En 1990 se cedió al Ayuntamiento para la ubicación del Hogar del Jubilado y el Patronato Municipal de Servicios Sociales. Del edificio destaca su portada y su fachada almohadillada.

11. Convento de la Magdalena.

Fue fundado en 1568 como convento de la Orden de las Agustinas. La iglesia, de principios del siglo XVII es de estilo barroco, siendo su portada una derivación de la que Villalpando hizo en la Catedral.

12. Convento de San Francisco.

Su construcción se inició en 1540 a expensas de la familia Benavides cuya capilla funeraria se ubicaba en la capilla Mayor trazada por Andrés de Vandelvira y que se conserva parcialmente. Más tarde se edificó la iglesia y el resto del convento. La fachada principal de la iglesia consta de un gran arco en cuyo centro se dispone la portada. Sobre ella destaca un altorrelieve que representa la imposición de las llagas de San Francisco y a los lados los escudos de los fundadores y en la parte superior un gran medallón con la Virgen. De las capillas del altar de fondo sólo quedan sus bóvedas de casetones. La bóveda de la capilla Mayor se desplomó a principios del siglo XIX como consecuencia de un terremoto y la invasión francesa interrumpió su reconstrucción, ya que el edificio fue ocupado por las tropas napoleónicas.  Con las desamortizaciones de 1836 el convento se vendió a particulares mientras que en su iglesia se instaló el Teatro Liceo.

A finales de los años 80 del siglo pasado la iglesia fue adaptada como auditorio lo que implicó intensas transformaciones en su interior. A partir de los restos existentes, se recreó la estructura de la bóveda mediante arcos metálicos apoyados en el entablamento parcialmente reconstruido de hormigón y asentado sobre la coronación de los muros. En la esquina desaparecida se dispusieron tres columnas de hormigón que soportan la estructura. Algunas pilastras se completaron con hormigón armado y se reconstruyó una hornacina para completar la altura diferenciándola de las originales. Las ruinas quedaron expuestas hacia la calle, cerrada por una reja. Los restos del claustro del convento fueron restaurados y hoy se integran en el restaurante Vandelvira.     

13. Iglesia de la Purísima Concepción.

Este edificio barroco se construyó en la primera mitad del siglo XVII y estaba vinculado a un antiguo hospital fundado en 1529 para tratar enfermedades no infecciosas. En este hospital ejerció Juan Huarte de San Juan uno de los médicos más reconocidos del siglo XVI. El hospital estuvo en funcionamiento hasta la década de 1940 y en la actualidad sus restos se integran en el Hotel Baeza. La iglesia sigue abierta al culto y tiene su acceso por la portada de la calle San Francisco, mientras que dispone de pórtico en su fachada de la calle Concepción.

14. Mercado de Abastos.

El solar de la plaza de abastos se situaba sobre de los terrenos en los que estuvo ubicado el cementerio del hospital de la Concepción hasta 1917. Tras la Guerra Civil se acometieron las obras para su transformación en el mercado de abastos. En 1945 se realizó la lonja de entrada de su fachada de la calle San Francisco, reutilizando los materiales del claustro del convento de la Victoria que había sido demolido en el Ejido.

Antigua vista del Mercado de Abastos
Antigua vista del Mercado de Abastos - Ayto. de Baeza

15. Palacio de Justicia y Cárcel.

Datado en el siglo XVI, es uno de los edificios emblemáticos del plateresco andaluz y aunque durante mucho tiempo su traza se adjudicó a Andrés de Vandelvira, diversas fuentes apuntan a otros autores. Su  fachada principal denota su carácter clasicista en la que destacan los vanos serlianos de sus balcones y el monumental escudo de Felipe II flanqueado por los emblemas del Corregidor y el de Baeza. En ella se abren las portadas de la casa del Corregidor y de la Cárcel. La Cárcel ocupaba la zona izquierda del piso inferior y sus dependencias las formaban la audiencia de cárcel, el cuarto del potro destinado a las ejecuciones, cuarto de las mujeres y dos patios con fuente, el de los presos y el de la vivienda del Corregidor. La Casa de Justicia disponía de una escalera monumental precedida de vestíbulo que conducía a un gran salón y otras estancias de la vivienda del Corregidor.

Por su estado ruinoso fue objeto de numerosas reparaciones durante el siglo XVII y a finales del XVIII se acometió su reforma integral. Estas actuaciones y su conversión en palacio municipal en 1867 acabaron con la estructura interior original. Fue objeto de otra intensa remodelación interior en la década de 1940 para adaptarlo a su uso como Ayuntamiento.  La última intervención en el edificio ha sido su rehabilitación realizada en la década inicial del siglo en curso. En esta actuación sólo se han mantenido las estructuras declaradas Monumento Nacional (fachada, primera crujía y escaleras monumentales) y el alzado de la calle Gaspar Becerra, eliminándose el resto del edificio. En realidad es un edificio nuevo que ha integrado los elementos renacentistas considerados de más calidad. El estudio arqueológico previo a la ejecución del proyecto, no conllevó un registro sistemático de la estratigrafía muraría del edificio. Durante el desarrollo de las obras se descubrió la fuente de uno de los patios del edificio renacentista, que fue trasladada sin valorar su conservación en su contexto original. Estas deficiencias contrastan con las restauraciones efectuadas en las estructuras visibles del edificio, como la fachada y el alfarje del salón de sesiones, trasladado desde el convento de San Antonio durante la Guerra Civil.   

16. Balcón del Concejo o Casas Consistoriales Bajas.

Imagen del Balcón del Concejo tomada en 1882
Imagen del Balcón del Concejo tomada en 1882 - Ayto. de Baeza

Junto a la Alhóndiga, era el otro edificio público situado en la plaza del Mercado. Fue construido a finales del siglo XVII para dotar al Cabildo de un lugar digno desde el que presidir y contemplar las fiestas taurinas que tenían lugar en la plaza. Ante los problemas económicos de las arcas públicas, su construcción fue sufragada con donaciones y con un impuesto sobre los beneficios de las ventas y alquileres de los balcones y ventanales de las casas que demarcaban la plaza. En el siglo XVIII la aristocracia local emuló al Cabildo construyendo balcones privados sobre la plaza que se convirtió en espacio principal en el que el Balcón del Concejo exhibía el poder municipal. El edificio fue concebido con pórtico de arcadas en el piso inferior y con galería abierta en la planta alta. En su fachada barroca se dispuso el escudo de la ciudad y del Corregidor. Su inauguración tuvo lugar en el año 1701 con motivo de la boda de Felipe V con María Gabriela de Saboya. A lo largo del XVIII el edificio fue asumiendo las funciones de las casas consistoriales, trasladándose al mismo el Archivo Municipal y los escribanos. Su uso representativo oficial se visualizaba con la exhibición de los retratos reales y del pendón de la  ciudad. Fue la sede del Ayuntamiento entre 1835 y 1867. A finales del XIX un arco sobre la bocacalle de la Cárcel se apoyaba en su fachada lateral, pero esta estructura fue demolida hacia mediados del siglo pasado. En 1967 la Dirección General de Bellas Artes acometió su restauración integral con el criterio de recuperar su estampa original. Entonces debieron de cegarse los vanos de la fachada a la calle de la Cárcel. Los usos posteriores han  sido diversos, albergando actualmente a la Agrupación de Cofradías Religiosas.

17. La Plaza del Mercado.

En el siglo XVI, la plaza del Mercado (actual paseo de la Constitución) fue el escenario de las celebraciones públicas y de las actividades sociopolíticas de la ciudad. En los  soportales que la rodean, realizados entre finales del siglo XVI y el siglo XVII, se disponían las tiendas y talleres de los oficios artesanos de la ciudad, como identifican sus nombres (tundidores, zapatería, carbonería). En el siglo XVIII se realizó el jardín de las Damas y en 1868 la fuente de la Estrella que se ha vinculado con la revolución conocida como “La Gloriosa” que derrocó a la reina Isabel II. Será en el siglo XX cuando se lleve a cabo la ornamentación y pavimentación de este paseo.

La proyección de un aparcamiento subterráneo en la plaza, motivó la realización de varios sondeos arqueológicos en el año 2007. Sus resultados permitieron constatar la ausencia de áreas de viviendas o contextos funerarios en este ámbito. En la Edad Media la zona era un espacio abierto, cercano a la fortificación y separado de la misma por el arroyo de Val de la Zacaya, que servía de cauce a la red de drenaje de los cerros aledaños. Los trabajos realizados permitieron documentar numerosos hoyos de poste en la base geológica de arenisca, que corresponderían con las huellas del cercado del coso o de los andamios, barreras, tenderetes, etc., dispuestos junto al mismo con motivo de los festejos taurinos. A este espacio se trasladó en 1986 la fuente del Triunfo desde su ubicación en el Ejido.

Vista general de la plaza del Mercado tomada en 1882
Vista general de la plaza del Mercado tomada en 1882 - Ayto. de Baeza