Itinerario II: Colaciones de San Pablo, San Pedro y Santo Domingo

1. Puerta de la Coronada, palacio de Luis de la Cueva (s. XVII-XXI) y convento de la Concepción (s. XVII)

Palacio de Luis de la Cueva. Bajo relieve ornamental de un perfil masculino elaborado en piedra caliza - Rafael Lizcano Prestel

Nos encontramos en un espacio urbano formado por una única plaza, hoy dividida por varias viviendas en dos, la plaza de Josefa Manuel y la plaza de Santa Teresa de Jesús, y a la que se accedía desde fuera del recinto amurallado por una doble puerta, arco de la Coronada y arco de las Ventanas, desaparecido en el s. XIX, junto a las torres que las defendían. El convento de la Concepción es una fundación de principios del s. XVII, del que resaltamos su templo con planta de cruz latina, poco usual en las iglesias conventuales de las reformada orden carmelita. El otro gran edificio del conjunto, el palacio de Luis de la Cueva o de los Marqueses de Bedmar se levanta de forma paralela al citado convento con el que comparte trazas estilísticas, debido a su pertenencia al mismo espacio urbano y ser patrones del convento los promotores del palacio. En la actualidad dicho edificio palaciego ha sido reconstruido conservando original tan sólo la fachada. En el derribo de la construcción anterior afloraron restos de elementos arquitectónicos con ornamentación de los s. XV y XVI que en la actualidad se encuentran expuestos en el edificio.

2. Plaza Primero de Mayo

La plaza Primero de Mayo fue en su origen la plaza pública de la ciudad. Por ello en ella se desarrollaría el mercado, las ferias, las penas de ejecución, la lectura de bandos, las almonedas públicas o las corridas de toros por citar algunos ejemplos. Su carácter comercial fue la que hizo que la plaza se dotara de soportales donde exponer los productos a resguardo de las inclemencias meteorológicas. En su lado norte se encuentra ubicada la iglesia de San Pablo y la fuente pública construida en 1591 junto al ábside del templo, mientras que al oeste se levantaría la Casa del Concejo. En la calle San Juan de la Cruz se conserva la portada del convento de San Andrés adosada a la fachada lateral de un centro docente de nueva construcción levantado sobre el solar conventual.

A mitad del s. XIX se procede a una reurbanización de la plaza que afecta tanto a su parte central, en la que se levantará un paseo ajardinado, como en las viviendas de la misma, que son sometidas a una modificación de sus fachadas de acuerdo a un cuidado proyecto que suprime los soportales, cedidos a los propietarios de las viviendas. Resta de aquellos soportales una muestra en la parte más septentrional de la plaza.

3. Iglesia de San Pablo (s. XIII-XX)

La segunda en importancia de las parroquias fundadas tras la conquista cristiana de la ciudad se ubica en la antigua plaza del Mercado haciendo crecer el prestigio de la misma. Entendida su construcción sobre una mezquita musulmana, es una de las más antiguas de la ciudad, siendo la única que conserva una portada románica aunque de transición al gótico. La portada principal es una de las grandes muestras del gótico tardío en la ciudad. De su interior destaca el uso del gótico tanto en la nave como en sus capillas, salvo la capilla del Camarero Vago, donde podemos comprobar como el Renacimiento gana terreno al gótico en la ciudad.

4. Museo Arqueológico Casa Mudéjar

Museo Arqueológico Casa Mudéjar. El edificio sede del museo es una construcción medieval modelo del urbanismo realizado en Úbeda con anterioridad a la llegada del Renacimiento - Eduardo Samblás Martínez

Este museo se ubica en una casa del s. XIV, modelo de vivienda noble prerrenacentista, con un patio porticado a la que se accede a través de un porche de arcos de herradura de tradición mudéjar. Constituye una sede del Museo Provincial de Jaén en Úbeda, promovido a causa de los grandes hallazgos realizados en la ciudad en las décadas de los 60 y 70 del pasado siglo. Posee una rica colección procedente de yacimientos de toda la provincia distribuida en la sala de Prehistoria, sala ibérica, sala visigoda y las galerías del patio porticado donde se exponen las piezas de mayor tamaño, principalmente de época romana, musulmana y medieval cristiana.

5. Iglesia de San Pedro (s. XIII-XX)

Iglesia de San Pedro. Sillares calizos afectados por el conocido "mal de la piedra", con importante pérdida de material a causa de cavernas y erosión - Eduardo Samblás Martínez

La iglesia de San Pedro es uno de los primitivos templos parroquiales de la ciudad aunque bajo jurisdicción del Arzobispado de Toledo. Su primitiva fábrica fue arruinada y reconstruida con posterioridad, conservándose el ábside, muy reformado en la actualidad. Sus capillas serían igualmente alteradas en los últimos tres siglos. E incluso su torre sería traslada desde su posición original en el lado meridional del templo sobre su sacristía, al espacio que en la actualidad ocupa en los pies del templo. Destacar la única portada de acceso al templo, de traza renacentista imitando la diseñada por Vandelvira para el hospital de los Honrados Viejos de El Salvador. En los muros de este templo podemos ver como el mal de la piedra tiene marcados numerosos sillares que sufren el progresivo desgaste. El templo ha sido cedido por el obispado a un establecimiento hostelero colindante que procede a su restauración.

6. Solar del palacio del Conde de Gavia

Panorámica de la intervención arqueológica realizada en el solar del antiguo cuartel de Santa Clara - Rafael Lizcano

Con motivo de la proyección de casas de promoción pública en el antiguo cuartel de la Guardia Civil de Santa Clara se procedió a realizar una intervención arqueológica en el mismo que nos ha desvelado importantes incógnitas. La primera es la confirmación de una fase prehistórica del III Milenio a. C, que extiende el asentamiento prehistórico fuera del barrio del Alcázar. La segunda, la localización de restos arqueológicos de época almohade, escasos en la ciudad consecuencia de la constante reurbanización desde el sustrato geológico. Por último, el proceso de construcción de la casa palacio y la reutilización de materiales constructivos, en este caso del palacio de los Chirino Narváez (s. XVI), en la construcción del palacio del Conde de Gavia (s. XVIII).

7. Iglesia de Santo Domingo (s. XIII-XVII)

Parroquia intramuros de la ciudad, hoy se encuentra desacralizada y a la espera de ser intervenida y adaptada para museo y espacio expositivo. De una sola nave, muy espaciosa, con capillas en el lado meridional, es el único templo de Úbeda que conserva su alfarje. Suprimida la parroquia en 1848, la iglesia mantuvo el culto hasta el estallido de la Guerra Civil, momento en que empieza a deteriorarse, siendo intervenida en los últimos años en varias ocasiones. De reseñar es la existencia del ábside con contrafuertes, donde son apreciables las marcas de cantero, y las dos fachadas, siendo la septentrional de finales del s. XVI y traza similar a la principal de San Lorenzo realizada años antes.