Itinerario I: Parte Alta

Edificio de la Antigua Audiencia Provincial - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Este itinerario engloba todos los monumentos, edificios históricos y restos arqueológicos existentes en la Parte Alta de Tarragona. Comprende el espacio que en época romana ocupaba la sede del Concilium Provinciae Hispaniae Citerioris y la ciudad visigótica y medieval.

El itinerario se inicia en la torre de la Audiencia(1), plaza Pallol. Allí visitaremos la maqueta de Tarraco en el siglo II d.C., época de máximo esplendor de la ciudad. Junto a ella hay las maquetas de los diferentes monumentos que configuran el Conjunto Arqueológico de Tarraco, y que están en el territorium de la urbs: las villas de Centcelles y Els Munts, el arco de Berà, la torre de los Escipiones, la cantera del Mèdol y el acueducto del Puente del Diablo o de las Ferreras.

Maqueta de Tárraco en el siglo II - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Una vez visitada la maqueta y teniendo presente que luego volveremos aquí, nos dirigiremos traspasando el portal del Roser(2) abierto en la muralla en época medieval. Entraremos al Paseo Arqueológico (3) donde visitaremos parte del trazado exterior de la muralla romana con sus torres y de una de las falsabragas del sistema de fortificaciones de época moderna.

Portal del Roser o del Rosario - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Acceso al Paseo Arqueológico - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Al entrar, nos encontramos un primer lienzo de la muralla donde podemos ver el segundo proyecto constructivo o segunda fase. Al final de este tramo, vemos el fortín Negro, construido sobre los restos de una de las torres de la primera fase. En el siguiente tramo se puede observar, aunque con numerosas reformas, el aspecto original del primer proyecto amurallado y la torre del Arquebisbe o del Paborde, con base romana y una espctacular reforma del siglo XII. A medio camino, se entrevé una poterna de la primera fase, clausurada en época medieval.

Tramo de Muralla de la Baixada del Roser, perteneciente a la segunda fase - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Tramo de Muralla entre el Fortín Negro y la torre del Arzobispo, perteneciente a la primera fase - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Torre del Arquebisbe, su base es de la primera fase de muralla romana, y el segundo cuerpo es una ampliación del siglo XII que sería el castillo del Paborde - MHT-Museu d'Història de Tarragona
 
Potema de la primera fase, entre el Fortín Negro y la torre del Arquebisbe - MHT-Museu d'Història de Tarragona

El siguiente tramo, entre la Torre del Arquebisbe y la del Cabíscol corresponde también a la segunda fase romana. A sus pies veremos una de las poternas de la segunda fase. En este tramo se puede observar fácilmente la reutilización del interior de la muralla con la apertura de ventanales en el paramento. Antes de llegar a la torre del Cabiscol o del Seminari, podemos ver otra de las poternas.

Potemas junto a las torres del Arzobispo y Seminario, de la segunda fase de muralla - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Torre del Cabiscol o Seminario - MHT-Museu d'Història de Tarragona

En este mismo tramo, utilizando espacios de las fortificaciones modernas, hay el Centro de Interpretación de las Fortificaciones de Tarragona, la visita al cual es interesante para tener una visión general de la evolución del sistema defensivo de la ciudad des de época romana hasta el momento en que la ciudad deja de ser plaza militar en el año 1854.

Centro de interpretación de las fortificaciones de Tarragona, en las bóvedas del baluarte de Sant Dídac - MHT-Museu d'Història de Tarragona
tramo de muralla de la segunda fase en dirección a la torre del Seminario - MHT-Museu d'Història de Tarragona

En el siguiente tramo, de la torre del Cabíscol a la de Minerva, se puede observar la muralla megalítica correspondiente al primer proyecto constructivo así como también la reutilización de ésta como parte de la segunda fase. En este mismo tramo se puede observar como la muralla esta coronada por un tapial almenado de época medieval.

Tramo de la primera fase entre las torres del Seminario y Minerva - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Antes de llegar a la Torre de Minerva nos encontramos con el portal del Carro. Fue abierto en época medieval seguramente reformando una poterna de la primera fase. En el siglo XVIII el interior del portal fue transformado en la capilla del patrón de la ciudad, san Magín.

Portal del Carro, del siglo XII probablemente en el lugar donde hubo una poterna romana de la primera fase - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Torre de Minerva, de la primera fase de muralla romana - MHT-Museu d'Història de Tarragona

En el exterior de la torre veremos las ya comentadas caras cinceladas en su base megalítica así como la parte inferior del relieve dedicado a esta divinidad. Después de la torre de Minerva veremos el tramo derrumbado en 1932 que muestra el interior de la muralla y uno de los muros de refuerzo interior. Así podemos entender el sistema constructivo de la segunda fase: dos muros paralelos de sillares y uno de los tirantes que los unían. También puede verse el relleno de adobes.

Una de las caras con función apotropaica en la base de la torre de Minerva - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Relieve de Minerva - MHT-Museu d'Història de Tarragona

La visita finaliza en el portal del Socorro. Es la única puerta conservada que corresponde a la segunda fase de muralla. Un acceso de época moderna es la salida del Paseo Arqueológico.

Portal dels Socors, de la segunda fase de la muralla - MHT
Restitución de la Puerta del Socorro - J. Menchon

Ya en el exterior, se puede continuar el trazado de la muralla por los paseos de Torroja y San Antonio. Recordemos que desde la torre de Minerva, todos los lienzos de muralla conservados (a excepción de las reformas del portal de San Antonio, del siglo XVIII) son de la segunda fase de muralla.

Traspasaremos la muralla por la esquina de los paseos de Torroja y San Antonio, punto en el que se conservan los restos del baluarte de San Antonio: Por aquí accederemos al interior de la ciudad amurallada por una antigua poterna conservada parcialmente. Habremos llegado a la plaza del Escorxador(3) o Matadero. Aquí veremos parte de un lienzo de la segunda fase y la base de una de las rampas de acceso al paso de ronda.

De aquí seguiremos por la calle de l’Escorxador viendo este edificio modernista, actualmente rectorado de la Universitat Rovira i Virgili (4) e iremos hacia la calle Portal del Carro.

Tramo de muralla del Paseo Torroja, correspondiente al Matadero, fotografía de mediados del siglo XX - BHMT - Biblioteca Hemeroteca Municipal de Tarragona
Poterna de la segunda fase en el baluarte de San Antonio - Ayto. de Tarragona
Tramo de muralla y rampa de la segunda fase en la plaza del Escorxador - Digivisión-R-López/H.Prades
Capilla de San Magín - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Al norte de esta calle hay la capilla de San Magín(5), patrón de la ciudad. Fue  construida en el siglo XVIII desmontándose parte de la muralla. Desde el interior se ve el arco medieval del portal. En el n.7, podemos ver la fachada con pinturas murales que en 2008 dibujó el artista Carles Arola. Se ven diversos episodios de la vida del santo (6).

Giramos en dirección a la calle de San Llorenzo donde se encuentra la iglesia del santo homónimo, y sede del gremio de Labradores, documentado ya en 1324 (7). Luego desharemos el camino por la calle del Arco de San Lorenzo y nos dirigiremos a la calle de las Coques, que transcurre por el lateral SO de la Catedral(8). Si continuamos en dirección norte, por la calle de San Pablo, podremos dar la vuelta completa a la Catedral pasando por el Seminario Pontificio(9). Éste fue construido en 1883 cuando el Seminario, institución fundada en el siglo XVI, trasladó su sede desde la Rambla Vieja.

Capilla de San Lorenzo a mediados de los años 70 del siglo XX - BHMT - Biblioteca Hemeroteca Municipal de Tarragona
Cabecera de la Catedral a finales del siglo XIX - BHMT - Biblioteca Hemeroteca Municipal de Tarragona

El arquitecto fue August Font i Carreras y se proyectó como un monumental conjunto neogótico articulado en torno a dos claustros y centrado por la capilla. En el claustro occidental se conserva la capella de San Pablo (10). Durante la construcción se recuperaron varios fragmentos relacionados con la decoración del recinto de culto imperial (clipei, mármoles decorados, capitel...). Parte del edificio se encuentra sobre la muralla romana, colonizando su espacio interior tal y como se puede ver en la biblioteca o la sala de actos.

Fachada del Seminario Pontificio - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Capilla de San Pablo, en uno de los claustros del Seminario Pontificio - MHT-Museu d'Història de Tarragona
 
Palacio Arzobispal - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Ya en el pla de Palau a mano derecha encontramos el palacio Arzobispal(11) y a la izquierda las Cases dels Canonges(12).

El palacio arzobispal es un edificio que sustituye el castillo del Paborde, volado en 1813 por las tropas napoleónicas. Se contruyó en 1815 por los hermanos Narcís y Tomás Vallés en tiempos del arzobispo Mon y Velarde. La fachada principal es de un claro estilo neoclásico así como sus elementos interiores, como el patio y la escalinata a la planta noble. La fachada posterior recisamente es la muralla romana e integra la torre del Arzobispo o Paborde.

La Cases dels Canonges son una obra de finales del siglo XIX que no acaba hasta mediados del XX. Es un proyecto de claro estilo historicista diseñado por August Font i Carreras. Se compone de bellas fachadas de sillería con elementos compositivos de inspiración gótica y románica.

 
Casas de los Canónigos - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Continuaremos el itinerario bajando por la calle de la Mare de Déu del Caustre. Allí hay la entrada al claustro de la catedral y el acceso al Museo Diocesano (13). Continuaremos en dirección la calle Escrivanies Velles y en la intersección con la calle del claustro se localiza la sede del  Colegio de Ingenieros, con fachada neoclásica reconstruida hace unos años. En ella se ven las copias de cuatro inscripciones que se encastaron en el siglo XVIII (14). Dos son epígrafes funerarios de época romana, y las otras dos son epitafios de dos rabinos judíos de inicios del siglo XIV, escritos en caracteres hebreos. Las originales están en el interior del edificio. De aquí nos dirigiremos al pla de la Seu.

Reproducciones de inscripciones romanas y hebreas en la Casa del Deán, actualmente sede del Colegio de Ingenieros, y originales de las hebreas custodiadas en su interior - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Reproducciones de inscripciones romanas y hebreas en la Casa del Deán, actualmente sede del Colegio de Ingenieros, y originales de las hebreas custodiadas en su interior - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Reproducciones de inscripciones romanas y hebreas en la Casa del Deán, actualmente sede del Colegio de Ingenieros, y originales de las hebreas custodiadas en su interior - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Si decidimos no rodear la Catedral, continuaremos en dirección sur la calle de las Coques. A mano derecha tendremos la Catedral, encontrando primero la capilla de Santa Tecla la Vella(15). A la izquierda, en los números 7-11, diferentes interenciones arqueológicas han localizado el ángulo nordeste del recinto de culto, destacando parte de una de las exedras, simétrica a la del Museo Diocesano, y una puerta que enlazaría el pórtico con el exterior de la plaza. Adosados al exterior del muro, actualmente en la sede del Colegio de Arquitectos, hay dos grandes aulas de sillares reutilizados de época visigótica, que se han relacionado con las dependencias de la sede episcopal o episcopio del siglo VI.

Capilla de Santa Tecla la Vieja, en el cementerio de la Catedral - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Muro de la sala axial del Recinto de Culto, junto a la Sala Capitual Nueva de la Catedral - J. Menchon

Siguiendo por la misma calle, tenemos el edificio del antiguo hospital de Santa Tecla (17) y, a su lado, el Museo Bíblico Tarraconense(18). En él tenemos una interesante explicación histórica de las Sagradas Escrituras y se explica la influencia cultural de las mismas en la realidad histórica del mundo occidental a través de una interesante arqueológica de diferentes épocas y procedencias.

Fachada del antiguo hospital de Santa Tecla, ahora sede del Consell Comarcal del Tarragonès - P. Arroyo-J. Menchon

De aquí nos dirigiremos al pla de la Seu. Es una gran plaza ante la Catedral (9), donde mejor se respira el ambiente medieval de la ciudad. En ella tenemos  las casas Balcells(19) y del Ardiaca(20). Es interesante notar que esta plaza medieval precisamente en época romana tenia el mismo uso, pues seria parte del recinto de culto del Concilium Provinciae Hispaniae Citerioris (21). Su cierre perimetral lo tenemos se puede ver en el Claustro y Museo Diocesano, en el Museo Bíblico y el Colegio de Arquitectos. Las excavaciones realizadas en la nave central de la Catedral localizaron una cimentación romana que se ha relacionado con el Templo de Augusto.

Casa Balcells, antiguo palacio del Camarero de la Catedral - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Ca l'Ardiaca o casa del Arcediano - MHT-Museu d'Història de Tarragona

La conexión principal del recinto de culto y la plaza de representación era una escalinata monumental de tres tramos que estaría donde hoy día se encuentran las escaleras de la Catedral. Parte de los escalones romanos se conservan en un establecimiento de ropa deportiva del n.44 de la calle Major (22).

Precisamente la calle Major (23) da continuidad urbana al eje de simetría del conjunto del Concilio Provincial, donde había la via sacra que unía el templo imperial con el pulvinar del Circo.

Escalinata monumental que unia la plaza del Fórum Provincial con la del recinto de culto
Reconstrucción virtual del Recinto de Culto desde el actual Pla de la Seu o llano de la Catedral - Digivisión-J. Torres/A. Veloso

Bajo las escaleras de la Catedral está la plaza de las Cols (coles) o de Santiago Rusiñol. A su izquierda vemos el porticado medieval de la calle Merceria (24). En sus establecimientos comerciales se conserva el muro de separación de la plaza de representación y el recinto de culto.

Porticado medieval de la calle Merceria, siglos XII-XIII - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Porticac medieval del carrer de la Merceria, segles XII-XIII - MHT-Museu d'Història de Tarragona

El sistema de acceso subterráneo entre las dos plazas se conserva en un restaurante del extremo oriental de la plaza (25) y en el número 36 de la calle Civaderia. Aquí, los números pares tienen como muro de fondo el muro de cierre del foro, como podemos ver en la plazoleta de los números 22-24(26). Así pues estas casas se encuentran sobre el pórtico o tribuna de 14 m de la plaza. Así parte de las medianeras de los números impares  se corresponde con el muro del podio.

En el número 2, esquina con la calle de las Moscas o del Notario Albiñana se conserva la esquina (27) noroccidental de la plaza de representación. Aquí se conservan las pilastras dóricas revestidas de estuco imitando la piedra de Santa Tecla, del mismo tipo que las del pretorio. En este mismo lugar se encuentra un acueducto o specus romano que se ve en el Campo de Marte. Originariamente continuaría hasta el castellum aquae que habría en la colina de la Oliva. Formaba parte del acueducto del río Gayá.

Espectacular bóveda romana en la calle de la Civaderia, núm. 36 - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Muro de cierre de la plaza de representación o Fórum Provincial, en la calle de la Civaderia - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Continuaremos por la calle del Notario Albiñana, siguiendo por donde estaría el pórtico o tribuna occidental, hasta llegar a la plaza de Sant Miquel. Allí veremos la iglesia de San Miguel del Pla (28), edificio barroco del siglo XVII construido sobre los cimientos de una iglesia románica del  siglo XII. Las excavaciones arqueológicas localizaron el ábside cuadrado y el pavimento original, así como restos de época tardorromana. En la fachada se ven dos pedestales romanos reutilizados.

Iglesia de San Miguel del Pla - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Arco medieval y muro del podio de la Plaza de Representación o Foro Provincial, excavaciones arqueológicas en la calle Comte 12 - Codex Arqueologia i Patrimoni

Continuaremos por la calle d'en Comte. En el n. 12-14 , un interesante restaurante con arcos medievales, se puede ver el muro del podium de la plaza de representación. A dicha estructura, en los siglos V y VII se le adosaron diferentes construcciones que indican el cambio funcional de la plaza foral (29).

 
Detalle de la sala noble de Casa Castellarnau - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Llegaremos a la calle Cavallers. En el n. 14, podemos visitar la casa Castellarnau (30) y, en el el Conservatorio de Música(31), la antigua Casa Montoliu. Se trata de una casa señorial que fue residencia de esta familia desde la mitad del siglo XVIII. El edificio, reformado a lo largo de los siglos, combina elementos y muros romanos con otros de estilo gótico tardío, renacentista y neoclásico. Destaca el vestíbulo que se corresponde a un patio de estilo toscano. Se construyo sobre el muro meridional de la Plaza de Representación, conservado en el semisótano del inmueble.

Desharemos parte del camino y nos dirigiremos de nuevo a la plaza del Pallol. Ya hemos paseado por la mitad oriental de la plaza de representación y por las callejuelas medievales que configuraron la ciudad a partir del siglo XII.

 
Muro de cierre oriental del Foro Provincial o Plaza de Representación y puerta de acceso a la plaza, actualmente forma parte de Ca l'Agapitu - MHT-Museu d'Història de Tarragona

En la plaza podemos ver las construcciones romanas de la torre de la Audiencia (1), el Beaterio de Sant Domènec (o Ca l’Agapito) donde se encuentran las Voltes del Pallol (32).

Las excavaciones en el patio del beaterio de Sant Domènec han descubierto el muro de sillares y pilastras del lado oriental de la plaza de representación, así como el podium del pórtico o tribuna. También se ha descubierto el sistema de conducción de las aguas pluviales, así como una interesante serie de construcciones de época medieval.

 
Beaterio de San Domènec o Ca l'Agapito - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Las Voltes del Pallol, són la bóveda perimetral del criptopórtico de la plaza de representación. Es una impresionante construcción de opus caementicium sobre muros de sillares, junto a la cual se conserva una de las puertas de medio punto que accedían al centro de la plaza. A su lado vemos las extraordinarias dimensiones del exterior de la plaza, pues allí se conserva un muro de 16 metros de altura.

Muro oriental del Foro Provincial o Plaza de Representación y estructuras arqueológicas de diferentes épocas descubiertas durante las excavaciones del patio de Ca l'Agapitu - Codex-Arqueologia i Patrimoni

La Antiga Audiencia, donde hemos iniciado la visita, se corresponde una de las torres romanas que albergaban las escalinatas de comunicación entre el circo y el pórtico o tribuna de la la plaza de representación. En su interior se conserva una buena parte de los escalones y dos puertas con arco adintelado. También podemos ver los muros medievales que conformaron el castillo del obispo de Vic y elementos del antiguo almodín, como un gran silo de época moderna.

Continuamos la visita bordeando  la Antiga Audiencia por fuera y vamos a la calle Ferrers. Ésta se corresponde al visorium del Circo romano. A medio trayecto unas escaleras nos llevan a la Plaza dels Sedassos donde se pueden ver parte de las bóvedas que sustentaban las graderías así como el muro del podium y el nivel original de la arena. En los establecimientos anejos se ven perfectamente el interior de las bóvedas del monumento (33).

Escalinata monumental del siglo I que se encuentra en el interior de la Antigua audiencia, en la torre de los Abogados. Servía de comunicación entre el visorium del Circo y el pórtico de la plaza de representación o Fórum Provincial- MHT-Museu d'Història de Tarragona
Vista de los años sesenta del siglo XX del interior de la llamada torre dels Advocats, dependencia de la Antiga Audiència que en la Edad Media formaba parte del castillo del obispo de Vic o la Vigueta, que reciclaba una de las torres de acceso al Foro Provincial - MHT-Museu d'Història de Tarragona
 
Restos del Circo en la plaza de Sedassos - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Fachada de la plaza de Sedassos con el trompe-l'oeil del Seguici Popular de las fiestas locales, obra de C. Arola - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Vale la pena detenernos a observar el mural de Carles Arola pintado con la técnica del trompe-l’oeil. Aquí se representa una fachada de la Parte Alta con escenas de la vida cotidiana y elementos tradicionales del Seguici Pupular de las fiestas de Santa Tecla (34).

Por la calle de la Palma iremos a la Plaça de la Font (35). Estanos enmedio de la arena circo. El edificio del Ayuntamiento (antiguo convento de Santo Domingo) se encuentra en el occidental del circo, donde se localizaban las carceres (36).

Plaza de la Font - MHT-Museu d'Història de Tarragona

La fachada sur de la plaza (números impares) se construyó delante del límite meridional de la arena. La anchura de las fincas, unos 4 m., delata que en el interior se conservan las bóvedas romanas, muchas de las cuales se pueden ver en los establecimientos comerciales. Así podemos ver o bien las bóvedas o los muros laterales, e incluso el podium (30).

Reconstrucción virtual del Circo des de la plaza de la Font - Digivision-J.Torres/A. Veloso
Reconstrucción virtual del Circo des de la plaza de la Font - Digivision-J.Torres/A. Veloso

Cabe destacar los restos conservados en el n.45 ya que pueden observarse parte del muro del podium, la bóveda y la gradería.

La línea de fachada de los números pares de la plaza se correspondería con la situación de la spina.

Las excavaciones realizadas entre 1994 y 1996 en  la plaza permitieron estudiar una primera ocupación de época republicana, una fábrica de cerámica (figlina) de épocas agustea y julioclaudia, la construcción del circo y su arena y su entrada en desuso y reciclaje del espacio a partir del siglo VI. También se encontró el pozo medieval de 47 m de profundidad que extraía agua del sistema cárstico del subsuelo de Tarragona, explotado ya por los romanos.

Seguiremos por la Baixada de la Misericòrdia hasta el cruce con las calles Mayor y de l’Enrajolat. En el restaurante del n.2 de la Calle Mayor y la plazoleta de enfrente se conservan varios elementos del pulvinar. Así tenemos el muro de sillares de uno de sus lados, con una espléndida moldura decorativa, parte del enlosado de con piedra de Santa Tecla, las escaleras monumentales de comunicación y de las bóvedas que las sustentan (38).

Restos del Circo conservados en el interior de un establecimiento bancario en el número 45 de la plaza de la Font
Elementos de la escalinata del pulvinar conservados en el interior de una pizzeria de la Baixada de la Misericordia

Continuaremos la visita por la calle de l’Enrajolat, el antiguo visorium del circo. Sobre el muro de cierre de la plaza de representación se construyó la muralla sur del siglo XII, conocida como el  Mur Vell (39).

Al pie de las gradas, en la calle del Trinquet Vell (antiguo tringuete o frontón), se ven de  nuevo las bóvedas y gradas así como también el muro del podium y el nivel original de la arena (40). Tal y como hemos visto en la plaça dels Sedassos, podemos ver las bóvedas romanas en el interior de los establecimientos de esta calle.

Excavaciones arqueológicas en las gradas del Circo en la calle Trinquet Vell - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Continuando por la bajada de la Pescadería hacia la calle de Sant Oleguer, observamos parte de la cabecera oriental del circo. Veremos parte de las graderías, las bóvedas transversales de la fachada, el podium y la arena en la cual se conservan los cimientos de las construcciones medievales de la Boqueria.

Cabecera oriental del Circo - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Entraremos al circo por la Rambla Vella. Aquí veremos como la fachada del monumento romano se encuentra tras la muralla del siglo XIV, conocida como la Muralleta. Esta se se corresponde al nuevo cierre meridional. Junto a ella tenemos una espléndida defensa de planta octogonal conocida como torre de les Monges en recuerdo del convento de clarisas que había donde hoy se encuentra el hotel Imperial Tárraco. En el siglo XVI se le adosó el baluarte de Carlos V del cual todavía se puede ver parte de sus muros.

Si retrocedemos a finales del siglo I d.C., delante de la fachada sur del circo transcurría la Vía Augusta. Ésta separaba la zona monumental del Concilio Provincial del área residencial de Tarraco.

Entrada a la cabecera oriental del Circo por la Muralleta - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Arcos romanos de la fachada monumental del Circo - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Una vez atravesado el paso al circo (41), veremos tres de los monumentales arcos de la fachada. A la izquierda podremos acceder a un mirador que nos lleva a la arena. Una escalera monumental recconstruida permite el acceso directo a la parte superior de las gradas o visorium.

A los pies de la torre de las Monges se conserva una jamba de una de las puertas de acceso a la ciudad por la Vía Augusta. Desde aquí accedemos a la bóveda romana que conocemos como la Volta de Sant Hermenegild. Se corresponde a la construcción que conformaría la parte oriental del circo, permitía el acceso a la ima cavea y el paso directo a la plaza de representación del Concilio Provincial. Alineada con el eje longitudinal del circo, se abrió la Porta Triumphalis, cuyos cimientos vemos recuperados en una reciente actuación.

Jamba de una puerta de época augustea al pie de la fachada del Circo, remarcada en color - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Vista general de la cabecera oriental del Circo, conocida también como las Voltes de Sant Hermenegild - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Continuando la visita, entraremos en el Pretorio (42). Esta monumental edificación corresponde a una torre gemela la de la Antiga Audiencia, siendo también una caja de escaleras para acceder a la plaza de representación. En su interior destaca el criptopórtico formado por una espléndida bóveda, y un segmento del gran edificio que bordeaba la mencionada plaza. Hemos de destacar la serie de bóvedas que transcurren bajo la calle Enrajolat, que permitían el acceso a la grada norte. Parte de estas construcciones se corresponde a un edificio anterior a la construcción del Concilium, probablemente un horreum o almacén de grano.

Vista general del acceso a la torre del Pretorio, con los últimos trabajos de recuperación donde se marca la porta triumphalis. Al fondo, el edificio del Pretorio o Torre de Pilatos - MHT-Museu d'Història de Tarragona

El paseo por el pretorio nos permite observar las grandes reformas, especialmente de época medieval y moderna, así como un interesante conjunto de piezas arqueológicas entre las que destaca primero un fragmento de columna de mármol de órden gigante que se relaciona con el templo de Augusto. Y por supuesto, el sarcófago de Hipólito.

Se trata de un sarcófago de los siglos II-III fabricado en Roma y recuperado el 1948 en el mar, junto a la Punta de la Mora. Su escultura en relieve de alta calidad y estilo helenístico representa el mito de Fedra e Hipólito.

El piso superior se corresponde a la sala medieval del castillo del Rey, construida en el siglo XIV durante el reinado de Pedro III. Aquí vemos algunas piezas arqueológicas interesantes, como un sarcófago romano reutilizado como tal en la Edad Media, y la maqueta a escala de Tarragona en el siglo XV, donde podemos ver claramente como la ciudad medieval se adapta y transforma las impresionantes construcciones romanas.

La terraza del pretorio nos ofrece una espectacular vista a 360º tanto de la ciudad como del Campo de Tarragona. Desde aquí podemos ver como nos situarnos en el Foro Provincial y la estructuración urbana en terrazas, así como el anfiteatro, junto a la playa del Milagro.

Sala gótica (s. XIV) del Pretorio, perteneciente a la ampliación del edificio al ser palacio real - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Sarcófago de Hipólito, siglos II-III - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Una vez hemos salido del edificio nos encontramos en un espacio medieval, la plaza del Rey. En época romana estaríamos en el ángulo SE de la plaza de representación. Aquí podemos ver una actuación muy interesante. A lo largo de los últimos 25 años la parte alta ha ido sustituyendo viejos pavimentos por un proyecto donde a través de diferentes tipos de piedra y disposición de las mismas podemos saber si nos encontramos en el circo, la plaza de representación o el recinto de culto. Así se puede ver de forma muy sencilla la dialéctica entre los urbanismos romano y medieval.

Vista del Pretorio, con su fase medieval desde la plaza del Rey. En el pavimento vemos marcado con dos tipos de piedra diferente la traza del criptopórtico y fachada del Foro (travertino blanco) y el espacio de pórtico y plaza (calcárea gris)- MHT-Museu d'Història de Tarragona

En la plaza, la diferente coloración de las losas nos indica el espacio del criptopórtico que enmarcaba el Foro (losas blancas), cuyo límite es la línea de fachada del pretorio. Aquí se ven claramente las pilastras decorativas de la plaza de representación, bajo ellas el potente sistema de cimentación de estas construcciones, y el nivel de pavimentación de la tribuna o pórtico de la plaza.

En esta plaza se encuentra el Museo Nacional Arqueológico de Tarragona (43). Aquí se exponen gran parte de los objetos, estatuaria, mosaicos, decoración arquitectónica… recuperados de las intervenciones arqueológicas de la ciudad. En los sótanos destaca un tramo de muralla romana con una de las rampas de acceso al paso de ronda.

Fachada del Museo Nacional Arqueológico-MNAT - MHT-Museu d'Història de Tarragona

No podemos abandonar la plaza sin destacar la presencia de dos iglesias del centro histórico, la de  Nazaret (44) y la parroquia de la Santísima Trinidad (45).

Continuamos la visita por la calle Santa Anna (46). Las casas del lado oriental, como indica el cambio de coloración de la pavimentación y los muros romanos conservados, corresponden al muro de cierre del foro provincial. Se ve claramente la alineación con el muro del pretorio y la relación con los restos de la plaza del forum.

Siguiendo la calle tenemos el Museo de Arte Moderno. En el subsuelo se conservan bóvedas que conformarían la cimentación del podio o porticado del foro (47).

Una callejuela, la antigua calle de los Assahonadors nos adentra a la judería medieval con la plaza de los Ángeles o de la Judería. Era un barrio al pie del castillo del Rey, separado físicamente del resto de la ciudad por los muros romanos del Foro, y se accedía mediante puertas y una poterna de la muralla romana, la llamada Portella dels Jueus.

En un lateral de la plaza se conservan los arcos diafragma de los siglos XII-XIII de Ca la Garsa (48). Se trataba de una de las casas principales de la judería, posiblemente de una de las personas más acaudaladas de la comunidad. Las intervenciones arqueológicas en Ca la Garsa y plazas colindantes nos muestran una interesante evolución urbana. Así tenemos los niveles de regularización de la roca en época republicana, las evidencias de la transformación urbana en época flavia, con grandes aportaciones de rellenos de tierra y restos de obra de la gran operación constructiva del Concilio Provincial (fragmentos de sillería, mármoles…) Ya en época bajoimperial y visigoda se construyó un gran conjunto arquitectónico de función aún por definir siendo, o bien un gran edificio religioso que podría ser un monasterio o el episcopio del siglo VI, o bien un gran edificio civil, quizás la residencia del comes de la ciudad, es decir la máxima autoridad política y militar.

Vista aérea de los arcos medievales de Ca la Garsa, importante casa de la judería de Tarragona - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Volviendo a Ca la Garsa, se había especulado que podía ser la sinagoga medieval. Lo cierto es que los documentos medievales nos indican que ésta se encontraría en los aledaños de la iglesia de la Trinidad (45).

Continuamos en dirección a la plaza d’en Rovellat (49). En una de las fachadas veremos un gran arco visigodo sobre columnas romanas recicladas. Formaría parte, junto a otros en el interior de las viviendas, del conjunto tardorromano antes citado, del cual conocemos una espléndida colección de elementos decorativos cincelados en mármol de Luni-Carrara.

Arco de época visigótica en la plaza d'en Rovellat. Formaba parte de un gran conjunto arquitectónico de función discutida - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Desde aquí nos dirigiremos a la plaza del Forum donde se puede ver la esquina nororiental de la plaza de representación y su relación con los muros que hemos visto en la Plaza del Rey y la calle de Santa Anna. Los cambios de pavimento actual nos marcan por donde transcurriría el criptopórtico (50).

Muro de cierre del Foro Provincial o Plaza de Representación en la plaza del Forum - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Los números 12 a 24 de la calle Mercería, estos últimos fachadas a la Plaza del Forum, se corresponden a una de las torres de comunicación del forum provincial con el recinto de culto. En los establecimientos que dan a la plaza del Forum se conservan los muros romanos y la cimentación de una de las torres medievales del castillo del Patriarca. Recordemos que esta torre fue convertida en el siglo XII en la residencia del arzobispo de Tarragona.

Dibujo de Vicenç Roig, Vicentó, en el cual se ve el alzado y planta del castillo del Patriarca, volado por los ejércitos napoleónicos en 1813. Se encontraba entre las calles Merceria, Bajada del Patriarca y Nou del Patriarca - colección Gil Nebot-MHT

Cerca de donde nos encontramos, en el ángulo entre las calles Mercería y Sant Pere Estubes se conservan cinco pedestales de estatuas romanas con inscripción. Corresponden a los números 17 y 19 de la Calle Mercería (51).

Pedestales romanos del Foro Provincial en las fachada de de las casas de la calle Mercería - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Pedestales romanos del Foro Provincial en las fachada de de las casas de la calle Mercería - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Pedestales romanos del Foro Provincial en las fachada de de las casas de la calle Mercería - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Pedestales romanos del Foro Provincial en las fachada de de las casas de la calle Mercería - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Pedestales romanos del Foro Provincial en las fachada de de las casas de la calle Mercería - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Hay que destacar que los números impares de esta calle de asientan sobre la tribuna o pórtico y el podium septentrional de la plaza de representación, que se han localizado en diferentes excavaciones arqueológicas, como la realizada hace ya unos años en el número 11 de la calle Merceria (52).

Continuaremos la visita por la calle Granada, que junto a la de los Cavallers, era una de las zonas residenciales de la nobleza y potentados en época medieval. Las casas del lado oriental se construyeron aprovechando la muralla romana, e incluso vaciaron sus rellenos de adobes para abrir estancias y habitaciones. Esto se observa en la visita a la casa Canals (53). Saldremos del recinto amurallado por el portal de San Antonio (54) que fue construido en el siglo XVIII en el lugar donde había otro de época medieval, conocido como el del Mal Consell.

Portal del San Antonio (s. XVIII) en el lugar del portal del Mal Consell, de época medieval, probable puerta de época romana- MHT-Museu d'Història de Tarragona

Bordearemos el exterior de las murallas en dirección sur. En el recorrido podremos observar el lienzo exterior de la muralla romana con las numerosas modificaciones que ha sufrido a lo largo de los siglos. También veremos dos poternas de la segunda fase. Destacamos la Portella del Jueus que como ya hemos comentado se correspondía al acceso al barrio judío (55). Nos dirigiremos hacia el Anfiteatro, recinto en el que finalizará este itinerario.

Se accede al edificio de espectáculos traspasando un jardín inspirado en los hortus romanos (56) donde se puede conocer algunas de las especies botánicas existentes en nuestro territorio y utilizadas en aquellos tiempos. Así veremos las plantas medicinales, culinarias, las usadas en espacios funerarios.... Ya dentro del anfiteatro (57) podemos acceder a la cavea para tener una visión general del monumento y luego bordearemos el edificio para acceder a la arena a través de la porta triumphalis. Desde la arena podemos observar el podium, los fragmentos de la inscripción conmemorativa de la restauración de Heliogábalo, la zona de tribuna y las fossae. Traspasaremos la fosa transversal por el punto donde había el santuario o capilla dedicada a Némesis y entraremos en la iglesia románica de Mare de Déu del Miracle. Se conservan las cimentaciones de la portalada románica, que originariamente estaba acabada con arquivoltas de mármol de Luni-Carrara, seguramente reciclando piezas romanas. Una vez en su interior podremos ver la disposición en cruz latina y las cimentaciones de la cabecera de la iglesia martirial del siglo VI construida en recuerdo de la ejecución del obispo Fructuoso y sus diáconos Augurio y Eulogio.

Jardines del Anfiteatro con exposición temática de plantas utilizadas en época romana - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Vista nocturna del Anfiteatro - Manuel Mellado, MHT-Museu d'Història de Tarragona
Porta triumphalis del Anfiteatro - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Iglesia románica de Santa María del Milagro y cabecera visigótica de la iglesia martirial en recuerdo de los mártires Fructuoso, Augurio y Eulogio - MHT-Museu d'Història de Tarragona