Historia II

El Mediterráneo occidental durante la Segunda Guerra Púnica (218-206 aC)- MHT-Museu d'Història de Tarragona

El año 218 a.C. marca, además del inicio de la Segunda guerra púnica, la llegada de los romanosa Tarragona. En los primeros compases de la contiendael ejército cartaginés de Aníbal Barca había llegado la península itálica, atravesando Iberia, cruzando los Pirineos, el sur de la Galia y superando loss Alpes. Paralelamente, el ejército consular de Cneo Escipión desembarca enunaciudad griega aliada, Emporion para ir al encuentro de la retaguardia cartaginesa. Esta se encontrabaacantonada en territorio cossetano.

Como consecuencia se enfrentan junto a la ciudad de Cissis(Valls), en el interior, derrotando a los púnicos..

Los Escipiones decidieron instalar su cuartel de invierno en la colina de Tárrakon, dominando el mar, las vías de comunicación terrestres,el puerto natural y por supuesto la ciudad ibérica aliada, Este primer asentamiento romano  explica y genera la celebrada frase de Plinio el Viejo: "Tarracon, Scipionum opus sicut Carthago poenorum" (Tárraco obra de los Escipiones, mientras que Cartago lo es de los púnicos).

Tribus ibéricas en el momento de la conquista de Hispania - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Así nos encontramos con una dipolis o ciudad doble, al menos durante elprimer siglo del dominio romano. En lo alto de la colina se localiza la zona militar romana mientras que sobre el puerto natural estaría la polis u oppidum. Junto a ellase desarrollaron unos barrioscasi suburbanos (cannabae) donde habrían comerciantes, servicios varios, famílias de las tropas romanas, etc. Con el tiempo aquí se generaría el núcleo urbano de Tárraco.

En el año 197 a.C. se produce la división provincial de la Península, y Tarraco pasa a ejercer funciones de capital de la Hispania Citerior, aunque se piensa que en un primer momento estarían compartidas con Carthago Nova.

Las construcciones romanas más antiguas que nos han llegado de Tárraco son sus murallas.

Probablemente el primer recinto defensivo de los Escipiones estaría protegido por unas murallas de piedra, adobe, tierra y madera (agger). Pero hacia el 200 a. C. estas murallas provisionaes empiezan a sustituirse por otras ya mucho más estables. Se construiría básicamente de piedra, com muros de grandes piedras desbastadas o megalitos (opus siliceum) y torres construidas de la misma manera en la base, pero sobreelevadas con un segundo cuerpo de sillares almhohadillados (opus quadratum).

Muralla de Tárraco, cannabae y polis de Tárakon sobre fotografía aérea actual. Las líneas rojas marcan los lienzos conservados de la primera fase de muralla (200 aC), las verdes, los de la segunda fase que aún se mantienen (150-125 aC). La rama azul marca la situación de la polis de Tárakon, y la roja la ubicación de las cannabae romanas - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Torre de Minerva, perteneciente a la primera fase de la muralla de Tárraco - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Diferentes propuestas de extensión de la primera fase de muralla: a. relación de la primera fase y la polis ibérica de Tárakon; b. fases de muralla en la Parte Alta, con insinuación de trazado de la primera; c. fases de muralla en la Parte Alta, con propuesta de lienzos de cierre; d. propuestas de trazado de la primera fase; e. y f. propuesta de primera fase según R. Mar et alii - a y b. AQUILUÉ, X.; DUPRÉ, X. 1986: Reflexions entorn de Tàrraco en època tardorepublicana. "Fòrum. Temes d'Història i Arqueologia tarragonines". Tarragona, núm. 1; c. HAUSCHILD, Th. 1982-83: "La muralla y el recinto superior romano de Tarragona." Butlletí Arqueològic, època V, núm. 4-5: 101-139; d. HAUSCHILD, Th. 2006b: "Die römischen Tore des 2. Jhs. v. Chr. in der Stadmauer von Tarragona." In SCHATTNER; Th. G.; VALDÉS, F., Stadtore Bautyp und Kunstform. Puertas de ciudades. Tipo arquitectónico y forma artística. Akten der Tagung in Toledo vom 25. bis 27. September 2003. Actas del coloquio en Toledo del 25 al 27 de septiembre 2003. Toledo: 153-169; e y f. MAR, R.; RUIZ DE ARBULO, J.; VIVÓ, D. BELTRÁN, A. 2012: Tarraco. Arquitectura y urbanismo de una capital provincial romana. Vol. 1 Tarragona

Su construcción se poner en relación con dos hechos históricos importantes. El primero es la capitalidad de Tárraco en el 197 a.C. El segundo se relaciona con la llegada de las tropas de Catón en el 195 a.C. que venían con el propósitode “pacificar” una importante sublevación de los caudillos ibéricos.

Una gran ampliación se realizó en elúltimo tercio del siglo II a.C., coincidiendo con los últimos momentos de las guerras celtibéricas o guerra de Numancia (143-133 a.C.). Es entonces cuanto el recinto militar de la zona alta de une con con la polis ibera-puerto con la misma cortina de muralla.

Extensión de la segunda fase de muralla (150-125 aC). En línea roja contínua, los tramos conservados. En punteado, hipótesis de trazado. en azul, tramos de la primera fase - MHT-Museu d'Història de Tarragona
División provincial en época de Augusto - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Los cambios son importantes tanto en extensión de la muralla como en sus características. Ahora ya se trata de de una gran muralla de sillería sobre una base megalítica. Ya no es solo una estructura defensiva de tipo militar, sino que es una muralla monumental, extensa, alta y potente que protege unun  enclave de gran importancia enel proceso de conquista de Hispania. Pensemos que Tárracoera lasede del gobernador provincial, el  principal centro de llegada de tropas itálicas, cuartel general, centro de hibernada de los ejércitos, y emporio(mercado portuario) al que llegan y del que parten mercancías para el consumo y redistribución.

El proceso de fusión de la base militar romana y la ciudad ibérica culminará definitivamente hacia el año 100 a.C. Es entonces cuando vemos que se planificauna ciudad de planta romana. Esto supone que además de la unificación de la acrópolis militar y la parte baja con el mismo circuito amurallado, se establece la trama urbana, los ejes de servicios como el alcantarillado o las calles pavimentadas. Y es entonces cuando se urbaniza el centro neurálgico de la ciudad, el Foro de la Colonia, junto al templo Capitolino.

Años después Tarracove reconocido su prestigio y su importancia política: entre los años 44 y 36 a.C. recibe el título de Colonia Iulia Urbs Triumphalis y pasa a ser oficialmente capital de la Hispania Citerior o Tarraconense. El hecho de ser colonia implica que sus ciudadanos ya no son federados o extranjeros, sino que son romanos de pleno derecho.

Tramo de muralla de la segunda fase, junto a la torre del Arzobispo - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Entre los años 26-25 a.C. Tárraco se convierte en capital de facto del imperio, puesto que el princeps Octavio Augusto residió aquí durante las guerras cántabras (29-19 a.C.). Al dirigirse hacia el norte para dirigir las operaciones militares,cae enfermo y se queda en Tárraco. Desde aquí está en contacto permanente con el frente de guerra y con Roma, gracias al puerto de Tárraco.

La residencia de Augusto en Tárraco fue un estímulo para las reformas urbanas y construcción de grandes edificios. Así se puso en marcha un ambicioso plan urbanístico que dotó a la ciudad de un espléndido frente marítimo, con la construcción del teatro y un espacio monumentalizado que lo unía con el viejo foro republicano. A éste se le añadió una segunda plaza (forum adjectus), con una basílica jurídica y un aedes augusti. Posiblemente en esta época también se trazarían los recorridos de losacueductos que traían agua de los ríos cercanos, así como la sistematización de la red viaria.

Este proceso de monumentalizaciónde de la capital de la Tarraconense continuó bajo la dinastía julio-claudia (27 a.C.-68 d.C.).

Gracias a las monedas, usadas como un excelente elemento de propaganda del poder al marcar en ellas consignas políticas, símbolos de victorias militares o simplemente la efigie del emperador, conocemos dos monumentos de gran importancia para la historia de Tárraco: un templo y un ara dedicados al emperador Augusto.

En tiempo de Tiberio (emp. 14-37 d.C.) se proyectó la construcción de un gran templo en recuerdo de su antecesor Augusto. Es plausible pensar que su base se corresponda a la gran cimentación que se ha documentado en las excavaciones en la nave central de la Catedral. Formaria parte de un gran conjunto arquitectónico dedicado al culto imperial, que conoceremos poco después como la sede del Concilium Provinciae Hispaniae Citerioris.

Se trata de un gran proyecto urbanístico en la cima de la colina de Tárraco, que marcaba una escenografía espectacular utilizando el recurso del relieve elevado. En lo alto habría este templo envuelto por un primer recinto o peribolos que seguramente no acabó de construirse. Esto se debe a que entre época julioclaudia y flavia el proyecto se amplia con la construcción de una nueva gran plaza porticada a su alrededor, y a sus pies una segunda gran área abierta que se ha denominado como la gran plaza de representación del Concilium Provinciae Hispaniae Citerioris o Foro Provincial. Diversos investigadores opinan que era la sede del gobierno y de la administración provincial.

Primer proyecto monumental de la Parte Alta de Tarragona (s. I dC) - Ayto. de Tarragona
Segundo proyecto monumental de la Parte Alta de Tarragona (s. I ) con la construcción de las grandes terrazas del Concilio Provincial y el Anfiteatro - Ayto. de Tarragona

Este ambicioso proyecto culmina con la construcción de un circo a los pies de la segunda plaza. Su fachada flanqueaba el paso de la Via Augusta, eje viario que separaba el complejo monumental de la zona residencial, situada hacia en dirección al puerto. Así tenemos la ya famosa estructura en terrazas de la parte alta de Tarragona.

A inicios del siglo II a este espectacular conjunto arquitectónico se le suma el anfiteatro, en un lugar privilegiado entre la Via Augusta y el mar, y fuera delas murallas.

Tenemos así configurada la ciudad que el emperador Adriano encontró durante su estancia en Tarraco en el invierno del 122-123 d.C. Aquí presidió una asamblea extraordinaria de las tres provincias hispanas y también promovió la restauración del aedes augusti. Como anécdota, durante su estancia salió ileso de un atentado frustrado, cuando un esclavo le intentó matar.

Todo indica que el siglo II fue el de mayor esplendor de Tárraco. Pero a finales de la centúria la ciudad empieza a mostrar los primeros síntomas de recesión. Estamos en un momento de inestabilidad del Imperio. Así vemos como pronto se abandona el teatro, o que en en la plaza de representación del Concilium Provinciae disminuye el número de estatuas dedicadas al emperador.

Tárraco en el siglo II dC - Digivisión-J. Torres/A. Veloso

En aquellos tiempos Septimio Severo, después emperador, estuvo en Tárraco como ayudante del gobernador provincial. Corria el año 178 d.C. Y aquí tuvo un sueño premonitorio, donde se le mandaba restaurar el templo de Augusto. Unos años después, en el 197, el propio gobernador de la Tarraconense será ejecutado junto al autoproclamado emperador de occidente Clodio Albino. A partir de entonces el poder imperial tiene un proceso ascendente de militarización que se observa en las inscripcionesde Tarraco. En éstas se observa que ya no son dedicadas por las élites prvinciales,  flamines y miembros del ordo,  sino por cargos militares y gobernadores.

División provincial de Hispania en tiempos de Diocleciano - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Ya en la primera mitad del siglo III las termas imperiales del puerto son sustituidas por unas grandes termas públicas de tipo imperial. Por su parte, el mismo emperador Heliogábalo financiaba la restauración del anfiteatro en el 221, dejando constancia del hecho en una monumental inscripción dispuesta sobre el podium. Se observa pues como la iniciativa edilicia de los grandes magnates provinciales se sustituye por la del mismísimo emperador en un proceso de concentración y centralización del poder.

El proceso de crisis del Imperio se deja ver mucho más a partir de la segunda mitad del siglo III. Por ejemplo, la política de persecución del cristianismo del emperador Valerio. Esto trajo como consecuencia la ejecución/martirio del obispo Fructuoso y sus diáconos Augurio y Eulogio. La sentencia se llevó a cabo el año 259 en la arena del anfiteatro de Tárraco.

Poco después Tárraco sufriría destrucciones e incendios tanto en el territorium como en sus suburbia, Estas han sido relacionadas con la invasión de los francos. Los autores antiguos nos dicen que en el 260-264 arrasaron parcialmente la ciudad y su territorio. Gracias a la arqueología sabemos que no solo afectó la zona portuaria, sino a parte de la ciudad amurallada, lo que supuso el colapso y abandono de numerosas edificaciones e infraestructuras públicas.

Tárraco en la Antigüedad Tardía - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Tárraco muestra síntomas claros de recuperación a partir de la segunda mitad del siglo IV e inicios del V, pero la realidad es otra. A nivel urbano se vuelve a la bipolarización en dos núcleos: la zona portuaria fuera de las murallas, y un núcleo intramuros concentrado en la parte alta de la ciudad, quedando la zona central como un espacio semirústico y de baja ocupación. Aquí entre finales del siglo IV e inicios del V se observa la ocupación de la plaza de Representación, y a partir del siglo V el inicio del desmantelamiento de los los grandes edificios públicos, obsoletos tras la profunda transformación política del Bajo Imperio donde de poco servían estas impresionantes construcciones, y cuando con Teodosio (emp. 378-395) el Cristianismo se convierte en la religión oficial y el culto imperial deja de tener sentido de estado.

La intensa vida comercial del puerto marcaría el verdadero pulso de la ciudad, con un importante desarrollo urbano de la zona, al cual hemos de sumar el culto a los mártires. Recordemos que el obispo Fructuoso y sus diáconos fueron ejecutados en el 259. Sus restos fueron enterrados en una necrópolis suburbana junto a la via que saliendo del puerto se dirigía al rio Francolí o Tulcis.Tras la oficialización del Cristianismo con Teodosio, la zona se convierte en un espacio de culto martirial. Allí se construyó una basílica martirial dedicada San Fructuoso, con una serie de espacios como es un baptisterio, que se pueden relacionar con un xenodoquium u hospital de peregrinos y un episcopio. A pocos metros se construyó también una segunda iglesia, con una importante necrópolis en ella y su atrio. Allí se encontró una inscripción dedicada a la beata Thecla. Junto a ella, una villa romana bajoimperial con interesantes mosaicos y un conjunto termal. La interpretación de estos dos grandes conjuntos, junto a una tercera pieza consistente en un edificio de planta central que se ha conservado parcialmente, no es precisamente fácil, dado el estado de conservación. Tal y como hemos dicho, basílica martirial, baptisterio y dependencias anejas se pueden tomar como un episcopio, es decir, la primera sede episcopal de Tárraco. La seguna iglesia con atrio se ha definido como un monasterio, y quizás la villa podría ser de propiedad episcopal.

Además la llamada necrópolis Paleocristiana o de Tabacalera se completa con una numerosa y variada representación de enterramientos, que la hacen ser el conjunto funerario más importante de la antigüedad tardía en el Occidente.

El siglo V se interpretacomo un período de conflictos con las invasiones de los llamados pueblos bárbaros, cuyo primer episodio se fecha en el 409, y que también habría afectado Tarraco. En los años inmediatos, la ciudad se convertirá en la base las operaciones militares del Imperio de Occidente con la llegada el año 419 del comes Hispaniarum Asterio, en un intento por recuperar Hispania y acabar con la sublevación del ursurpador Máximo. Sin embargo, la ciudad pasará a formar parte del reino visigodo de Tolosa, con el fin político del Imperio de Occidente el año 476.  Lo cierto es que la Tárraco visigoda era heredera la la ciudad romana y su evolución urbana siguió su curso, siendo gobernada por el dux visigodo y el obispo metropolitano.