Historia I

En el Paleolítico Inferior, los asentamientos de cazadores-recolectores nómadas se situaron en zonas estratégicas cercanas a los recursos hídricos y, por tanto, a las tierras ricas en vegetación y animales aptos para el consumo. Siguiendo esta premisa, contamos con yacimientos prehistóricos en las cercanías de la ciudad, el Camp de Tarragona, y, en especial, en las proximidades de los ríos Francolí y Gaiá.Son yacimientos al aire libre aunque no faltan cuevas y abrigos (balmes) aptos para la ocupación humana. De este período hay que destacar La Boella (La Canonja) que con 800000 años de antigüedad es, el yacimiento más antiguo conocido del territorio de Tarragona y uno de los más antiguos de la Península Ibérica. Otro que hemos de mencionar es el de Els Vinyets (El Catllar) con una antigüedad de entre 150000 y 250000 años.

Excavaciones del yacimiento de la Boella (La Canonja). Se aprecia la localización de las defensas de un mamut - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Piezas de arte mueble procedentes del yacimiento de la Cativera (El Catllar). Arriba guijarro con grabado, nivel A. Abajo, guijarro con restos de pintura roja, nivel C 4 - VERGÈS, J.M.; ZARAGOZA, J.: “Quan el Catllar no hi era.” FUENTES, M.: El castell, vila i terme del Catllar. Segles XII-XVIII. El Catllar, 1999, p. 23-50

Ya correspondiente al período del Homo Neanderthalensis, en el Paleolítico Medio, conocemos el yacimiento de la Bòbila Sugranyes (Reus) y el de Vinyes Grans (Perafort). Entre las primeras evidencias asociadas con el Homo sapiens, en el Paleolítico Superior, cabe destacar el yacimiento de La Cativera (El Catllar) y el de Picamoixons (Valls).

El Período Epipaleolítico está representado también en la Cativera y en el yacimiento del Càmpig Salou (Salou), donde se observa uno de los elementos propios de este período, que es la generación de concheros o vertederos de valvas de moluscos marinos y fluviales, fruto de su consumo alimentario.

 
Calco de las pinturas rupestres del abric de l'Apotecari (Tarragona) - VERGÈS, J.M.; ZARAGOZA, J.: “Quan el Catllar no hi era.” FUENTES, M.: El castell, vila i terme del Catllar. Segles XII-XVIII. El Catllar, 1999, p. 23-50

Si bien las representaciones artísticas en cuevas y abrigos son una constante especialmente a partir del Paleolítico Superior, los yacimientos que conocemos en el municipio de Tarragona se engloban dentro del llamado arte rupestre post-paleolítico. Su hasta ahora único exponente son las pinturas rupestres del Abrigo del Apotecario (9000-3500 aC). Es importante destacar que estas pinturas forman parte del conjunto de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo, incluido en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1998.

La introducción de la economía agrícola y ganadera y la adopción del sedentarismo que caracteriza el Neolítico esta plenamente documentado en yacimientos como La Oliva (Tarragona), la Timba d'en Barenys (Riudoms) y Vilagrassa o el del Cavet, ambos situados en Cambrils.

Tanto el Neolítico Final, como el periodo del Calcolítico (datacio) y el Bronce Inicial están pocorepresentados en Tarragona y su entorno. Aún así existen varios yacimientos de larga ocupación y que se atribuyen a estos períodos. Básicamente son cuevas y abrigos que son utilizados como hábitat y sitios de enterramiento: la Cova Josefina (Escornalbou), Mas Pla (Querol), Cova del Cingle Blanc (Arbolí), la Cova Fonda de Salomó (Salomó), elCau d'en Serra (Picamoixons), la Cova del Bosquet (Mont-ral)….  Igualmente  mal representados están el resto del período del Broncey la Primera Edad del Hierro, con los contactos con los pueblos mediterráneos. La excepción es precisamente el interesante el yacimiento del poblado amurallado de la Era del Castell (El Catllar).

Muralla de la ciudadela ibérica de las Toixoneres o Alorda Park, Calafell - MHT-Museu d'Història de Tarragona

En Época Ibérica (DATACIO), los máximos exponentes son la Ciutadela Ibérica de Alorda Park (Calafell) y las Masíes de Sant Miquel (Banyeres del Penedés). Sin embargo, habremos de esperar hasta el período del Ibérico Pleno para documentar restos arqueológicos en el centro urbano de la actual Tarragona. Las evidencias estructurales más antiguas recuperadas corresponden al siglo V a.C. aunque se han localizado, en contextos estratigráficos, fragmentos cerámicos pre-ibéricos fechados entre los siglos VII y VI a.C.

Estas evidencias arqueológicas están relacionadas con la existencia de un oppidun ibérico en la zonabaja de la actual ciudad, cerca del puerto y sobreel acantilado. Defendería la babía portuaria . Es de suponer que sería una ciudad, oppidum o polis, amurallada, urbanísticamente compleja y con una extensión importante, entre 8 y 9 Ha. Era la antigua Tárakon, citada por autores como Polibio y Tito Livio. Sin duda sería el centro de poder a partir del cual se vertebraría la explotación del territorio de la Cossetania.

Extensión aproximada de la polis ibérica de Tárakon sobre la fotografía aérea de Tarragona - MHT-Museu d'Història de Tarragona- sobre foto del IGCC