Geografía

Fotografía aérea de la ciudad de Tarragona - Institut Geològic i Cartogràfic de Catalunya-IGCC

La actual Tarragona se asienta sobre la antigua colonia Iulia Urbs Trumphalis Tarraco. Sus principales monumentos forman el Conjunto Arqueológico de Tárraco, incluido en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO desde el año 2000.

Se erigió abierta al mar Mediterráneo (Mare Nostrum), sobre una colina de unos 80 metros sobre el nivel del mar. Esta situación privilegiada le permitió controlar el vasto territorio circundante (el llamado Ager Tarraconensis) y los frentes marítimo y fluvial. Desde este promontorio la orografía natural descendía por oriente y occidente de forma gradual hasta el mar y el río Francolí, mientras que la zona media se caracterizaba por una depresión o barranco que decrecía en dirección al mar. Allí estaba flanqueada por dos elevaciones  que formaban una bahía apta para fondear las naves en la Antigüedad.

Secciones de la colina de Tarragona en sentido este-oeste noreste-suroeste - MHT-Museu d'Història de Tarragona
Imagen de Tarragona a inicios del siglo XX desde la colina de la Oliva. Al fondo, la muralla y las fortificaciones de época moderna - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Geológicamente, la zona más elevada de la ciudad (la llamada Part Alta) se forma por capas verticales de rocas carbonatadas duras, materiales más blandos (el conocido tapàs). Las litologías de mayor dureza fueron explotadas y usadas, según sus características, para construir, ornamentar, como soporte epigráfico e incluso para construcciones y monumentos funerarios.

Entre todas las rocas, la más conocida y ampliamente explotada es la piedra tipo Mèdol aunque también se utilizaron otros materiales de mejor calidad y dureza, como el llisós y la piedra de Santa Tecla, ambas extraídas hasta épocas muy recientes. Las intervenciones arqueológicas también han evidenciado la existencia de potentes frentes de extracción de arcilla usada para la fabricación de adobes y de vasijas para el uso doméstico.

Imagen actual de Tarragona desde la colina de la Oliva. Comárese con la imagen anterior - MHT-Museu d'Història de Tarragona

Desde la Antigüedad, los recursos hídricos se han basado en la explotación del acuífero del río Tulcis (actual Francolí), del karst subterráneo, con sus fuentes naturales y de la recogida de agua pluvial. A ello hemos de sumar una serie de acueductos que proveían de agua a la ciudad desde las cuencas de los ríos Francolí y Gayá.

Imagen actual de Tarragona desde la mar - MHT-Museu d'Història de Tarragona