Patrimonio: Época Contemporánea

La declaración de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO fue motivo principal para la creación del Consorcio de la Ciudad Monumental Histórico – Artística y Arqueológica de Mérida en 1996, una entidad con derecho público integrada desde sus inicios por el Ministerio de Cultura del Gobierno de España, la Junta de Extremadura, la Diputación de Badajoz y el Ayuntamiento de Mérida. A estas instituciones se sumó la Diputación de Cáceres en el año 2012.

Su función es gestionar el conjunto arqueológico de Mérida de manera integral,  organizando y controlando todas las actuaciones relativas a la conservación, restauración, acrecentamiento y revalorización del conjunto arqueológico emeritense, extendiendo su ámbito de actuación a todo el término municipal como parte unitaria del yacimiento arqueológico.

Organigrama Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

El nuevo modelo de gestión arqueológico, unido a la condición de Bien de Interés Cultural (B.I.C) y su inclusión en la lista Patrimonio de la Humanidad,  derivó en un Plan Especial de Protección del Conjunto Arqueológico (2000) que implica las siguientes consecuencias:

  • Se establecen los procedimientos, intervenciones y criterios de conservación que dotan al Consorcio de un marco legal para potenciar la actividad arqueológica y hacerla compatible con el desarrollo urbanístico.
  • Delimita el Conjunto Arqueológico y lo divide en cinco zonas.
Zonas de actuación arqueológica - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida
  • Establece el procedimiento arqueológico necesario para seguir cada vez que se realiza una obra en la ciudad.
Procedimiento arqueológico - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

Las labores arqueológicas llevadas a cabo por el Museo Nacional de Arte Romano y el Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida se vieron consolidadas con la creación en el año 2001 por el Instituto de Arqueología de Mérida (IAM), formado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Junta de Extremadura y el Consorcio de Mérida.

La existencia de estos tres órganos garantiza los trabajos de investigación, conservación y difusión del yacimiento emeritense cuyo modelo de gestión Arqueología – Ciudad es un referente internacional.