Itinerario IV-II: Vida Privada de Augusta Emerita

Las relaciones entre los habitantes de una ciudad romana se desarrollaban en dos áreas vitales: el foro y los edificios de espectáculos. En la plaza pública se situaron los edificios más representativos de la vida política y social de la ciudad (templos, basílicas, curia…).  Avgvsta Emerita, como colonia y capital de Lusitania, contaría con dos foros: uno destinado a aspectos locales y otro relacionado con asuntos relativos a la provincia lusitana.

Recinto del culto imperial y el foro de la Colonia - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

El carácter propagandístico del imperio no sólo se ejercitaba a través de la edilicia forense; la escenografía arquitectónica y escultórica de los edificios de espectáculos resaltaba la figura del emperador y de la religión oficial. Al mismo tiempo, los graderíos del circo, teatro y anfiteatro fueron un reflejo de la sociedad romana: a los espectáculos no sólo se iba a ver sino también a ser visto.

Ludus romanorum en el anfiteatro - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

1. Circo romano.

En las inmediaciones de la vía que une Emerita con Corduba y de la conducción Rabo de Buey – San Lázaro se sitúa el mayor de los edificios de espectáculos. Su planta completa mide unos 440 m. de longitud y 115 m. de anchura. Se construye siguiendo  los cánones de este tipo de obras: planta alargada con los lados mayores paralelos y dos menores enfrentados, uno de cierre semicircular y el otro con cierre mixto, curvándose en sus extremos.

Sus once filas de gradas podían soportar una capacidad de 30000 espectadores. La zona sur se levanta aprovechando la pendiente del terreno mientras que la parte norte se asienta sobre bóvedas.

Su construcción se realiza poco después de la fundación de la ciudad en los primeros años del siglo I d. C.

Los concilios de Elbira y Arlés, celebrados a principios del siglo IV d. C, prohibieron los profesiones de aurigas y cómicos. Pese a ello, sabemos que el circo emeritense se siguió utilizando años después por una inscripción hallada junto a las cárceres en los laterales de la Porta Pompae; en ella se alude a una reforma entre los años 337 y 340. Posteriormente, en el siglo VI d. C. se fecha una lápida correspondiente al auriga Sabianiano, enterrado en la basílica de casa Herrera.

Centro de interpretación del circo romano de Mérida - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

2. Anfiteatro romano

Anfiteatro romano - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

La construcción del teatro y anfiteatro se planificó de manera conjunta en la trama urbana; para su implantación se reservó toda una regio cercana al recinto amurallado. 

Su planta elíptica presenta un lado mayor con 126 m. de longitud y 102 m. de anchura. En su fábrica se combina el granito, la mampostería, el ladrillo y el opus caementicium. Aprovechando las laderas del cerro de San Albín se construyó parte de su graderío con una capacidad de 15000 espectadores.  En los extremos del eje menor se construyeron dos tribunas: la del oeste, reservada a las autoridades, y la del este, editoris tribunal,  ocupada por la persona que financiaba el espectáculo. En cada tribuna estuvieron colocadas las inscripciones a modo de dintel que han hecho posible conocer su fecha de inauguración en el año 8 a. C.

En la fachada se abren de manera equidistante 16 portadas con acceso a los vomitorios, siendo la principal la ubicada en el extremo del eje occidental. En el centro de la arena se excavó una gran fossa arenaria de planta cruciforme para albergar las jaulas y la tramoya. Sus paredes se encuentran recubiertas con mortero hidráulico, hecho que indica un uso como depósito de agua. El muro que separaba la arena del graderío estuvo forrado con placas de mármol y rematado en cornisa. Los cuatro paneles con temática alusiva a los ludi, conservados en el MNAR, proceden del antepecho de este podium.

La entrada de los gladiadores a la arena se realiza a través de dos galerías a cuyos lados se abren pequeñas habitaciones usadas por los combatientes y, posiblemente también, para albergar las fieras. Una inscripción registrada en la galería norte sugiere un posible lugar de culto a Némesis, divinidad protectora de los gladiadores.

Acceso principal al anfiteatro - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida
Puerta pompae del anfiteatro - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

3. Teatro romano.

El teatro se construyó en el extremo nordeste de la ciudad formando un grupo unitario junto al anfiteatro. Al igual que ocurriera con este último, se aprovechó el desnivel del cerro de San Albín para levantar parte de su graderío con una capacidad para 6000 espectadores, distribuidos de abajo a arriba según rango social en tres sectores, separados por pequeños muros o baltei y subdivididos por cunei.

El teatro consta de 16 accesos que comunican con las diferentes partes del graderío: la summa y media cavea poseen cada una cinco filas de asientos mientras que la inferior o ima cavea dispone de veintidós gradas donde se ubica un sacrarium dedicado al culto imperial en eje axial con la puerta principal del escenario y el aula sacra, situada en el peristilo, lugar donde se halló la cabeza velada de Augusto.

Un pluteus marmóreo separaba la grada inferior de la proedia donde se reservaba tres gradas de honor para las autoridades. El acceso a este espacio se realizaba a través de dos entradas principales, los aditus. En sus dinteles se observan las inscripciones que mencionan al promotor del edificio: 

M AGRIPPA L F COS III TRIB POT III

Aditus del teatro romano - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida
Inscripción sobre dintel en el aditus del teatro - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

Según se deduce de estas inscripciones el edificio se inauguró entre los años 16 y 15 a. C., siendo su promotor o donante el cónsul Marco Agripa.

El espacio reservado para el coro, la orchestra, está pavimentado mármoles blancos y azules. En su frente se abren de manera alterna exedras semicirculares y rectangulares.

Frente escénico del teatro romano - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida
Estatua de Ceres en el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

El frente escénico o scaenae frons se levanta sobre un basamento de sillares de granito recubierto con placas de mármol. Tres puertas permiten la entrada de los actores a la escena: una principal o valva regia y dos laterales o valva hospitalia. Sobre este basamento se levantan dos cuerpos de columnas de orden corintio entre las que se situaban estatuas togadas y con coraza, interpretadas como retratos imperiales, junto a otras representando a dioses romanos como Ceres, Plutón o Proserpina.

La primera restauración del teatro se documenta hacia el año 105 cuando se levantó el actual frente escénico. Posteriormente, entre los años 333 y 335 se volvió a reformar esta parte del teatro junto con la vía que rodea su fachada.

Con la implantación oficial del cristianismo el edificio se abandona totalmente sirviendo como cantera a la población tardorromana.

4. Museo Nacional de Arte Romano.

Coincidiendo con la celebración del Bimilenario de la ciudad de Mérida en 1975, el Ministerio de Cultura decidió crear el Museo Nacional de Arte Romano en sustitución del antiguo museo ubicado en la iglesia del convento de Santa Clara desde 1838.

Para ello, el Estado adquiere el llamado “solar de las dos torres”, junto al recinto del teatro y anfiteatro romanos y en 1980 encarga el proyecto al arquitecto Rafael Moneo Vallés, quién diseña un edificio que evoca la arquitectura romana. En 1986 el nuevo edificio fue inaugurado por SSMM los Reyes de España.

El edificio se divide en dos bloques separados por la calzada romana y, al mismo tiempo, conectados por una pasarela. Uno de los bloques se destina al museo y a los almacenes, mientras que el otro se dedica a talleres de restauración, biblioteca, salón de actos y dependencias administrativas.

La Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales con el fin de facilitar la visita y mejor comprensión de la Mérida romana, y teniendo presente los avances científicos y los nuevos hallazgos arqueológicos en los últimos veinte años, ha culminado una renovación y actualización de la instalación museográfica.

La labor cultural e investigadora del MNAR, como centro de Estudios Romanos, permite la difusión y el conocimiento del mundo romano emeritense a través de publicaciones (Revista Anas, Monografías Emeritenses, Cuadernos Emeritenses, Stvdia Lvsitana), exposiciones, congresos nacionales e internacionales, monografías, catálogos…

5. Pórtico del foro.

El denominado pórtico del foro, Avgvstevm, Foro de mármol o forvm aedictvm se ubica en el lado oriental del foro de la Colonia. Este recinto sacro de culto imperial se lleva a cabo en época flavia dentro de un nuevo planteamiento urbanístico que transformaría este espacio: destrucción de domus anteriores, alteración del entramado viario, desviación de cloacas…, para configurar una planta rectangular, rodeada por un pórtico en tres de sus cuatro lados, a excepción del lado oeste.

Sus columnas sustentan un monumental ático de orden corintio en cuya decoración se alternan clípeos (medallones con cabezas de Jupiter Ammon o Medusas) y cariátides. Limitando el exterior del pórtico corre un canal con opus signinum o mortero hidraúlico revestido de mármol que recogería las aguas de lluvia.

En el muro de cierre se abren hornacinas que, flanqueadas por pilastras de orden corintio, cuentan con basas que descansan en el pavimento del pasillo o ambulacrum, realizado en lajas de mármol blanco.

Dibujo que recrea el foro de la Colonia - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida
Pórtico del foro - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida
Pórtico del foro - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

6. Templo de Diana.

El denominado templo de Diana, dedicado posiblemente a Roma y a Augusto,  presidia y articulaba la cabecera del foro de la Colonia.

Este edificio sacro es hexástilo (seis columnas en su frente) y períptero, (rodeado de columnas). Presenta unas medidas de 43, 80 m. de longitud y 22 m. de anchura. Las columnas presentan basas áticas, fustes acanalados y capiteles corintios, todo en granito que posteriormente será estucado en color rojo, imitando mármol. En su interior se documenta una cella, a partir de la cuarta fila de columnas, y un primer pavimento de opus signinum que, más tarde, será reformado por otra superficie marmórea.

Este templo se encuentra rodeado de un espacio sagrado o temenos con acceso desde la plaza a través de dos escaleras que flanqueaban la tribuna de su fachada. A ambos lados del templo destaca la presencia de dos estanques que refuerzan el carácter cultual de este espacio  sacro.

Delimitando el temenos se encuentra un edificio en U invertida con pavimento de opus segmentatum, con reformas posteriores. El brazo occidental de este edificio presenta galerías abovedabas semisubterráneas y de doble nave con el objetivo de nivelar el terreno.

Estas estructuras sufren una profunda transformación a partir de la segunda mitad del siglo I d. C.,  a excepción de la cabecera que se mantuvo intacta hasta su amortización en el siglo V d. C.

El foro emeritense, siguiendo la arquitectura oficial de época augustea, se enmarca dentro de los foros tripartitos compuesto por un recinto donde se ubican el área sacra, la plaza y, en el lado contrario, la basílica y el resto de edificios relacionados con la administración.

Vista nocturna del templo de Diana - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida
Templo de Diana - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

7. Arco de Trajano.

Arco de Trajano en la actualidad - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

El foro provincial se construye tras la reorganización y ordenación administrativa provincial, cuando Avgvsta Emerita pasa a ser la capital de Lusitania en el año 15 a. C. Para su construcción se amortizaron cuatro manzanas o insulae ocupadas por domus y parte de una de las vías principales, el kardo maximus.

El denominado popularmente como  arco de Trajano era el acceso principal a una plaza porticada en cuyo centro se ubicaba un templo de grandes dimensiones. Los sillares de granito que forman su fábrica irían recubiertos de mármol. Conserva una altura de 15 m. de altura y una anchura de 5.70 m.

8. Templo de la Calle Holguín.

Este edificio ocupaba el centro de la plaza pública a la que, delimitada con un triple pórtico, se accedía desde el arco de Trajano. El templo presenta un núcleo de opus caementicium forrado por tres hiladas de sillares de granito dispuestos a tizón, sobre un basamento de opus cuadratum.

El templo, vinculado al culto imperial, presenta unas medidas de 34 m y una anchura de 32 m, hexástilo y con cella transversal cuyo paralelo se encuentra en el templo de la Concordia de Roma. En los alrededor de este edificio apareció un pedestal con la inscripción Concordia Augusti a mediados del siglo XVII.

Podium del templo de la calle Holguín - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida