Itinerario II: El agua en Augusta Emerita

En el emplazamiento de Avgvsta Emerita entre dos ríos pesaron razones de estrategia político - militar, su carácter vadeable y, sobre todo, la abundancia de agua. Tanto el suministro y distribución de este bien tan preciado desde sus diferentes puntos de captación como su conducción salvando la topografía hasta llegar a la ciudad, son muestras de los principales logros alcanzados por la ingeniería romana.

La ciudad cuenta con numerosos ejemplos caracterizados no sólo por su monumentalidad  sino también por su buen estado de conservación: puentes, acueductos, diques, termas y fuentes monumentales componen un legado arqueológico que suponen una lección de desarrollo urbanístico.

Acueducto de San Lázaro - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida
Acueducto romano de Los Milagros - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

1. Puente romano Guadiana

Puente sobre el río Guadiana - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

El río Guadiana determina el emplazamiento de la Colonia romana  mientras que el puente se considera el genitor urbis (hacedor de la ciudad), ya que su prolongación constituye una de las vías principales de la trama urbana, el Decumanus Maximus. Para su construcción se aprovechó una isleta en el centro del río en una zona con escaso caudal.

Sus 792 metros de longitud se apoyaban en varios tramos de arquerías, unidos por un enorme tajamar o aleta de encauzamiento que disminuía la fuerza del cauce. En el siglo XVII una gran riada destruyó el tajamar y en su lugar se construyeron cinco nuevos arcos y un descendedero.

Los conflictos bélicos y las grandes avenidas hicieron necesaria varias obras de restauración. La primera se documenta en época visigoda, durante el reinado de Eurico en el año 483.

En el tramo comprendido entre la muralla y el actual primer descendedero  se puede observar el aspecto original de la construcción: mientras los arcos originales se apoyan en pilares provistos de tajamares redondeados y aliviaderos en su alzado, en  las zonas reformadas en épocas posteriores presentan los tajamares con forma piramidal o de planta cónica.

La fábrica emeritense adscribe la construcción del puente a época augustea, en torno al año 25 a. C.

Puente romano sobre el río Guadiana, vista nocturna - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida
Puente romano sobre el río Guadiana - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

2. Dique romano

El desarrollo urbanístico de Emerita y su convivencia con el río Guadiana hizo que se construyera en la margen derecha un inmenso dique con zócalo de sillares almohadillados y alzado de mampostería con contrafuertes con el objetivo de contener las grandes avenidas y crecidas del río, evitando que se anegasen la calzada romana que circunvalaba la colonia, las pequeñas industrias extramuros y las áreas funerarias allí ubicadas. En su parte inferior se pueden observar varias cloacas que vertían sus aguas fecales al cauce del río. Se adscribe a los años finales del siglo I a. C., poco después de la fundación de la ciudad.

Un tramo del dique de época romana será utilizado para elevar parte de la muralla de la alcazaba.

El dique romano - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

3. Guadianilla

La transformación del medio físico en época romana para adecuarlo a las necesidades funcionales de la Colonia se ejemplifica en la excavación de un brazo artificial sobre el río Guadiana que dividiera la fuerza del agua para restarla tensión a los pilares del puente. Además, la obra no sólo posibilitó la construcción en seco del puente sino que de su excavación se abasteció de áridos las obras públicas de la ciudad y de dioritas las calzadas.

4. Castellum Aquae

En la parte más alta del cerro del Calvario se levanta este edificio de planta en U construida con sillares de granito y opus caementicium. Su estructura estuvo formando parte de la ermita del Calvario hasta su derribo en los años setenta. Las intervenciones arqueológicas posteriores sacaron a la luz esta posible torre desde la cual se distribuía por toda la zona norte de la ciudad el agua procedente de la conducción hidráulica de Proserpina. En su parte frontal se construye una fuente monumental o ninfeo, revestida de mármol, que sacralizaría el lugar y ennoblecería los materiales de su recia estructura a modo de fachada hacia el Kardo Maximus.

Castellum Aquae en el cerro del Calvario - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

5. Acueducto de los Milagros

El suministro de agua a la población se realizó a través de cuatro acueductos que conducían las aguas desde embalses y/o manantiales siguiendo las curvas de nivel hasta diferentes partes de la ciudad.

El acueducto de los Milagros, con 9 kilómetros de recorrido, captaba el agua en el embalse de Proserpina hasta la parte más elevada de la zona norte de Emerita donde se erigía el Castellum Aquae o Torre del Agua para luego distribuirla a diferentes puntos de esta parte de la ciudad. La mayor parte de la conducción discurre subterránea y abovedada hasta la piscina limaria o depósito de decantación, situado en la barriada de Santa Eulalia. Desde aquí se levantan los arcuationes con una longitud de 830 m. y 25 m. de altura para salvar el valle por donde discurre el río Albarregas. Sus arcos combinan el granito y el ladrillo que le otorgan esbeltez al monumento a través de esta original bicromia.

Acueducto de Los Milagros. Vista nocturna - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

6. Puente Albarregas.

Situado en la prolongación del Kardo Maximus, marcaba la salida de la Calzada de la Plata por la zona norte de la ciudad. Sus cuatro arcos están fabricados con sillares almohadillados de granito. Presenta una longitud de 145 m, 7.90 m. de anchura y tiene una altura de 6.50 m. Su construcción se realiza en la misma época que el del río Guadiana.

Puente sobre el río Albarregas - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida
Puente sobre el río Albarregas - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

7. Piscina Limaria (acueducto los Milagros)

Piscina limaria del acueducto de los Milagros - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

Formando parte del canal del acueducto de los Milagros, justo antes del inicio de los arcuationes sobre el Albarregas, se sitúa la piscina limaria o depósito de decantación. Se presenta como un espacio más ancho y más profundo que la conducción donde se depositaban los limos o arenas en suspensión que arrastraba el agua. Su planta rectangular estaría abovedada y sus paredes revestidas de mortero hidraúlico. Al exterior se situaría una fuente con un caño de bronce representando algún animal o personaje mitológico.

8. Acueducto de Rabo de Buey - San Lázaro

Acueducto de San Lázaro, sección - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

Esta conducción capta sus aguas a 5 km al N y NE de la ciudad procedente de varios arroyos y manantiales como Las Tomas, Valhondo y Casa Herrera. La conducción trascurre subterránea bajo bóvedas de medio punto y a distancias regulares se abren unos registros a modo de pozos cuadrangulares, tapados con pesadas losas de granito que sirven a su mantenimiento (reparación, limpieza, salida de aire…).

Para salvar el río Albarregas se construyó una potente arquería de la cual únicamente se conservan algunos pilares y sus arcos intermedios. Restos de esta conducción fueron descubiertos en el circo romano y en la casa del anfiteatro donde se puede ver un caño con una representación de una gárgola con cabeza de león y un depósito de distribución.

En el siglo XVI se levanta un nuevo acueducto sobre algunas partes de la fábrica original de época romana.

9. Termas de San Lázaro

Entre la conducción de Rabo de Buey – San Lázaro y el circo romano no encontramos los restos de las termas públicas romanas construidas en el siglo I d. C. y se mantuvo en funcionamiento hasta finales del siglo IV. La disposición de los restos permite diferenciar las diferentes estancias de baños de las que constaba, sus hypocausta, así como el espacio que ocupaba una natatio o piscina al aire libre y una zona de ejercicios o palestra.

Termas romanas de San Lázaro - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida
Termas romanas de San Lázaro - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

10. Pozos de Nieve - Termas C/ Reyes Huertas

La instalación industrial está compuesta por varios depósitos circulares subterráneos de 2.50 m. de profundidad, excavados en la roca y forrados por un encofrado de opus caementecium, conectados a través de puertas, galerías y canales. El acceso a estos depósitos se realiza a través de una escalera que finaliza en una zona de servicios.

Depósito de agua empleado como pozo de nieve - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida
Depósito de agua empleado como pozo de nieve - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

La idoneidad del lugar en una zona de umbría, las características estructurales y la funcionalidad de sus diferentes estancias indican que nos encontramos ante un complejo industrial, único en el Imperio Romano, dedicado al comercio de la nieve y la producción de hielo. Mientras que la planta alta de estas estructuras es posible que funcionara como un espacio termal de baños fríos (ante la ausencia de hypocausta).

Tras su abandono, el solar se vuelve a ocupar en el siglo XVII para darle uso de nevera, hecho que refuerza la teoría sobre su uso.

Vista general de las termas de la C/ Reyes Huertas - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

11. Termas calle Pontezuelas

Consideradas las primeras termas públicas extramuros se fechan en torno al siglo II d.C. En su planta es posible observar los diferentes espacios de baños tepidarium, caldarium, frigidarium, apodyterium y palestra con su correspondiente natatio. Las termas fueron abandonadas posteriormente, siendo ocupado el solar por estructuras domésticas en el siglo IV.

12. Entrada del acueducto de San Lázaro en Augusta Emerita

Acueducto de San Lázaro - Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida

La conducción hidraúlica se mantiene subterránea desde el inicio hasta que el canal abovedado comienza a quedar suspendido en el lugar conocido como “Rabo de Buey”, donde se ubicó una piscina limaria. Actualmente en su lugar se observa la caseta de un sifón del siglo XIX. La fecha de su construcción se relaciona con la de los edificios de espectáculos.

Bajo los robustos arcuationes conservados pasaba la calzada que más adelante se bifurcaba bien dirección hacia Córdoba, bien hacia Toledo y Zaragoza.

13. Acueducto Cornalvo

Esta conducción suministraba el agua a la ciudad desde los manantiales situados junto al embalse de Cornalvo. Por una inscripción aparecida en los alrededores del estadio de fútbol podemos saber su nombre, AQUA AVGVSTA, y su fecha de tiempos augusteos.