Patrimonio: dinosaurios, iberos y villas romanas

Si bien no se enclava dentro del patrimonio arqueológico de la ciudad, resulta de especial interés la mención del yacimiento paleontológico de Los Hueco, localizado en la vecina localidad de Fuentes en las obras de ejecución del AVE.

Proceso de excavación de cocodrilos en Los Hueco
Proceso de excavación de cocodrilos en Los Hueco - Ayto. de Cuenca

La colección de fósiles recogidos es abundantísima destacando los cocodrilos y tortugas. Los restos de dinosaurios pueden contemplarse en el Museo de Paleontología de Castilla-La Mancha ubicado en Cuenca.

Por lo que respecta a la Edad del Hierro, el yacimiento más significativo es el enclave de Los Canónigos, localizado en Arcas del Villar, a  escasos 9 km de la ciudad. Fue descubierto igualmente con motivo de la construcción del AVE, documentándose dos fases de ocupación de una parte del poblado, así como de la necrópolis del mismo.

La parte excavada del poblado de Los Canónigos se encuentra situada en la ladera baja de una suave loma que bascula hacia el sur buscando las aguas del río San Martín. No obstante esta ubicación, como hemos apuntado anteriormente, no ha de ser tomada como definitiva, pues lo acotado de las excavaciones, ceñidas únicamente al trazado del AVE, dejan la ladera media y alta localizada al norte del espacio intervenido sin ningún tipo de valoración que ayude a identificar si existe desarrollo urbano hacia esa vertiente.

El espacio urbano excavado ha aportado restos constructivos de dos fases de ocupación. De la primera etapa de uso, en la parte baja de la ladera, apenas se ha mantenido algún muro amortizado tras su derrumbe para construir sobre él edificaciones de cronología posterior.

Por otro lado, en la parte media-baja de loma se han mantenido escasos restos murarios en un estado de conservación muy precario debido a la acción del arado, con lo que resulta imposible conocer la morfología de las estructuras habitacionales del primer momento de ocupación del poblado, quedando restringida la información aportada a meros aspectos constructivos empleados en la primera secuencia de ocupación, que no difieren sino en anchura de los muros ejecutados en los siglos posteriores.

Planimetría de las viviendas ibéricas de la 2º fase de Los Canónigos
Planimetría de las viviendas ibéricas de la 2º fase de Los Canónigos - Ayto. de Cuenca

En la segunda fase de ocupación, datada a tenor de los materiales localizados entre los siglos IV y III a.C., se produce un proceso constructivo fundamentado en grandes edificaciones compartimentadas, de las cuales la excavación arqueológica ha recuperado una importante superficie de dos construcciones y una parte más reducida de una tercera, que ayudan a comprender buena parte de aspectos constructivos.

Las edificaciones aparecen compartimentadas en varias dependencias cubiertas situadas junto a un espacio abierto o patio. Estas habitaciones contienen estructuras de uso cotidiano y, tal vez también, industriales.  La similitud que mantienen entre ellas denota que nos encontramos ante un conjunto bastante homogéneo construido en un período temporal reducido y que, lógicamente en el tiempo que estuvo en uso, sufriría pequeñas remodelaciones. Para su construcción apenas se acondicionó el terreno, únicamente se aprecian trabajos de nivelación, edificándose directamente sobre la superficie de la suave ladera

Los muros carecen de cimentación, siendo construidos directamente sobre el terreno mediante un zócalo de mampostería careada y un alzado de adobe. Posteriormente se arrojó una capa en el interior de cada una de las estancias que fue nivelada y apisonada para conformar los pavimentos de uso. Tras ello, en algunas de ellas se ejecutaron hogares de morfología más o menos circular realizados mediante una o varias capas de arcilla endurecida.

Pero sin duda, la parte más destacada del yacimiento es la necrópolis asociada al poblado. Los límites impuestos por la obra férrea, que condicionaron en gran medida la obtención de determinados resultados, imposibilitaron conocer las dimensiones totales del cementerio. Por lo tanto, nos encontramos ante la excavación de una parte de la necrópolis de la que es imposible averiguar a qué proporción del complejo funerario corresponde. No obstante se ha de llamar la atención de la existencia de un murete que, corriendo paralelo a la disposición de las tumbas, podría responder con los límites físicos del cementerio plasmado en un peribolos realizado a base de mampostería.

Se han localizado varios tipos de enterramiento, destacando un túmulo que contenía entre sus restos varios fragmentos escultóricos pertenecientes a la primera fase y que, una vez fueron destruidas, se reaprovecharon como material constructivo en las tumbas de la segunda etapa. Este magnífico conjunto escultórico, así como los diversos objetos localizados (mención especial merece el casco italo-calcídico) como ajuares en las sepulturas, se encuentran en el Museo de Cuenca.

Tumba principesca de Los Canónigos
Tumba principesca de Los Canónigos - Ayto. de Cuenca
Casco italo-calcídico de Los Canónigos
Casco italo-calcídico de Los Canónigos - Ayto. de Cuenca

Sin duda otro de los atractivos de la ciudad de Cuenca es su proximidad a uno de los mayores y mejor conservado de los mosaicos figurativos del Imperio Romano.  La villa romana de Noheda se ubica a 500 m. al noroeste de la localidad de la cual toma su nombre, siendo ésta pedanía de Villar de Domingo García a unos 17 km. al norte de la capital.

Actualmente son tres las áreas exhumadas del yacimiento: algunas estructuras pertenecientes a la pars rustica; una parte de la pars urbana integrada por el balneum; y diversas estancias del edificio residencial. Es en este último espacio donde destaca la sala triabsidada, no sólo por sus imponentes dimensiones -de 290,64 m2-, sino también por su compleja articulación arquitectónica, por su cuidada decoración y, sobre todo, por sus extraordinarios mosaicos, elementos estos últimos que justificaron la declaración de esta villa como Bien de Interés Cultural en 2012.

La estancia que alberga los tapices musivarios es de morfología rectangular con exedras en tres de sus lados. Estas características constructivas permiten adscribirla al tipo de salas tríforas que se hacen frecuentes en los más lujosos conjuntos residenciales bajoimperiales y que han sido interpretadas como triclinia, adaptando así las formas arquitectónicas a las nuevas tendencias en la organización espacial de los banquetes, los stibadia.

El mosaico ahí localizado tiene unas dimensiones conservadas de 231,62 m2, si bien originalmente disfrutaría de una superficie mayor que correspondería al espacio útil de la sala. Está realizado en su mayor parte con opus vermiculatum de una variadísima gama cromática, utilizándose para determinados colores teselas de pasta vítrea en multitud de tonos e incluso doradas.

El tapiz cuenta con morfología rectangular, dividiéndose en paneles con escenas de temática mitológica y alegórica, donde se abigarran profusamente las figuras, aglutinándose en grupos escénicos. Este conjunto figurativo se reparte por el espacio principal de la sala, extendiéndose entre el centrado estanque monumental y el enmarque musivo realizado con una amplia orla de roleos de hojas de acanto. Por último, las tres exedras contarían con decoración geométrica, a juzgar de lo advertido en las dos preservadas.

Los paneles figurativos fueron estructurados en seis franjas rectangulares, denominadas a efectos de descripción por orden de visionado en la sala: A, B, C, D, E y F.

De este modo, el Panel A, ubicado en la parte occidental, sería el primero que observaría el visitante. Representa la contienda mantenida entre el rey Enómao y el joven Pélope por Hipodamia. Se divide en grupos escénicos, el primero de cinco personajes en torno al monarca entronizado y sobre ellos una tabula ansata de la que penden tres cabezas cortadas. El siguiente refleja el violento naufragium sufrido por la cuadriga del soberano mientras Mírtilo y sus asistentes intentan ayudarle. Continúa con la plasmación de Pélope vencedor descendiendo de la barquilla mientras, abrazado por Hipodamia, recibe la palma de la victoria. Completan la escena varios asistentes que intentan calmar a los briosos corceles aún nerviosos por la carrera. La parte derecha del panel ha sido destruida por el arado. Sobre esta escena principal, hay otra de menores dimensiones que evoca a un circo.

Panel A del mosaico de la villa romana de Noheda
Panel A del mosaico de la villa romana de Noheda - Ayto. de Cuenca

El Panel B, ubicado en la zona norte de la sala, se divide en dos subescenas. En la principal se representa una compañía teatral en la que se suceden todos los componentes de la pantomima. Compuesta por tres conjuntos escénicos, los personajes de izquierda a derecha son un músico tocando un hydraulis, mientras dos asistentes le insuflan aire mediante sendos fuelles. Después aparecen dos mujeres y un hombre que conforman el coro de la compañía. A su lado un danzante ricamente ataviado que porta máscara y peluca, tras el cual se localiza otro joven músico que toca la lira. Bajo éste aparece una niña. Le sigue un actor masculino vestido de blanco, cuyo pelo es ceñido por una taenia, y precede a otro artista con cabellera postiza que toca el aulos cubriéndose la cara con otra careta.

El último grupo escénico lo componen seis personajes en torno a una cama. En primer lugar, se encuentra un actor que se esconde tras un biombo formado por la estructura de los pies de la cama. Éste da paso a una serie de actores donde aparece un niño llorando, mientras sentados sobre la cama, un hombre mira a una mujer que lleva atada con una cadena. En la parte superior otra pareja, sobre los que aparece un epígrafe.

Bajo la escena principal, otra de menores dimensiones, en la que dobles columnas son techadas por una sucesión de dinteles rectos y arcos escarzanos que enmarcan a diversas figuras alusivas a los juegos pugilísticos y escénicos.

El Panel C, localizado en la parte oriental de la estancia, cuenta con la misma estructuración que los anteriores. En el primer grupo escénico, tres personajes femeninos: Hera, Atenea y Afrodita, con sus respectivos atributos. Ésta última, con la vestimenta abierta, extiende su mano derecha para recibir la manzana de oro que Paris le ofrece sentado sobre una roca a la sombra de un árbol.

Panel C del mosaico romano de Noheda
Panel C del mosaico romano de Noheda - Ayto. de Cuenca

El siguiente conjunto se desarrolla en torno a un barco con cuatro marineros frigios que izan las velas y al que por la pasarela accede Paris con el pedum, mientras rapta a Helena, tirando de su muñeca, a la que siguen tres asistentas. Les precede Eros que les indica el camino hacia la nave. Al otro lado, los mismos personajes descienden a tierra, para ser recibidos con bailes ante una construcción murada identificable con Troya.

Suprapuesto a éste se encuentra el Panel D. En él se plasma un cortejo dionisiaco donde el dios, portando una jarra que vierte vino y el tirso, aparece subido junto a Ariadna en una cuadriga tirada por dos parejas simétricas de centauros músicos que tocan el aulos y la siringa.

Junto a ellos una victoria alada, dos ménades con panderetas y una más que sujeta una bandeja de frutos. Todos ellos precedidos por dos sátiros con antorchas. Tanto estos últimos, como los centauros, se cubren con pardalis. En la parte derecha de la imagen se aprecian los cuartos traseros de un leopardo delante de otra ménade.

Completa la escena Sileno montado sobre un burro y equilibrado por un sátiro y una ménade. Junto a él, otros dos sátiros que llevan en una mano el lagobolon, mientras en la otra, uno de ellos sujeta un pellejo de vino y el otro la siringa. Entre ambos, una ménade lleva una crátera de bronce. Por último aparece Pan con sendos instrumentos musicales del tipo kroúpala, montados sobre varillas.

El Panel E, localizado y orientado hacia la parte meridional de la sala, es análogo al panel B, apreciándose solamente ligeras variaciones en la posición y dinamismo de las figuras, así como en el cambio de orientación de determinados personajes. El último grupo escénico es sutituido por dos actores subidos sobre coturnos. Como en el caso antes analizado, las escenas menores son alusivas a ludi.

Por último, el Panel F, parcialmente destruido por la caída de la techumbre de la estancia, representa diversos motivos marinos (escenas de pesca, erotes, tritones y nereidas), acordes con la naturaleza acuática del estanque que enmarcan.