Historia: desde la Prehistoria a la romanización en el entorno de la ciudad

Las óptimas condiciones de hábitat arriba descritas convierten al cerro, que a día de hoy ocupa la ciudad histórica, en un estupendo candidato para albergar poblamiento humano a lo largo de la historia.

Pese a ello, aún no se puede concretar el primer momento de ocupación del espacio elevado ubicado entre los ríos Huécar y Júcar antes de época andalusí. En base a algunos datos arqueológicos, parece que la parte central de la ciudad, concretamente la zona del Museo de las Ciencias, fue empleada por gentes de la Edad del Bronce. Sin embargo, los restos artefactuales localizados estaban fuera de contexto y no se ha vuelto a documentar elementos cerámicos de estas cronologías en otras excavaciones próximas, como las realizadas en la propia plaza de Mangana.

Como ocurría en la etapa anterior, tampoco se han evidenciado restos de la Edad del Hierro que demuestren la ocupación del solar donde actualmente asienta la ciudad de Cuenca. Parece contrastado que los fragmentos cerámicos hallados en las excavaciones realizadas en la Catedral, corresponden a elementos de cronología moderna y contemporánea, característicos de la alfarería de la Serranía de Cuenca.

Por otro lado, si tradicionalmente se había considerado al abrigo del Verdelpino, situado a unos 15 km al norte de la ciudad, como el yacimiento paleolítico de mayor antigüedad del entorno, recientes investigaciones abren la posibilidad, tras la revisión de los datos del enclave, de que su ocupación sea posterior: la Edad del Bronce.

Donde sí resultan notorios los restos de época ibérica es en el cercano cerro de Albaladejito. Se trata de un asentamiento de 2,6 Ha ubicado en la cima de una elevación que, dotado de muralla defensiva,  controla el paso del valle del río Júcar. Estas características nos hacen pensar en la existencia de una entidad urbana prerromana (oppidum) de la que, a pesar de no haber sido objeto de excavaciones arqueológicas programadas, se han podido localizar a lo largo de la historia diversos materiales arqueológicos en base a los cuales se ha podido establecer su adscripción cronológica (urnas de orejeta).

Falcata de Los Canónigos
Falcata de Los Canónigos - Ayto. de Cuenca

Igualmente hay que destacar el cercano yacimiento de los Canónigos (Arcas del Villar). Situado a escasos 9 km de la capital, las excavaciones arqueológicas han sacado a la luz una parte de un poblado y su necrópolis asociada.

Parece claro que si bien en la ciudad de Cuenca no se han localizado restos de  la Edad del Hierro, en su entorno inmediato resultan abundantes. De este modo, parece que se cumple lo indicado por varios historiadores clásicos, que aludían al ámbito geográfico de la Serranía Conquense como una zona agreste pero profusamente ocupada. Tradicionalmente adscrita esta zona al área cultural celtibérica, concretamente a la etnia Ólcade, el análisis de materiales arqueológicos induce a reconsiderar este punto. Para al menos este espacio temporal, los indicios señalan que estamos ante territorio como mínimo iberizado, si no íbero, en el que se experimentó una fuerte mezcolanza de elementos culturales tanto de raigambre celtibérica como ibérica.

Horreo del arroyo del Egidillo
Horreo del arroyo del Egidillo - Ayto. de Cuenca

A pesar de que no se han encontrado evidencias de un asentamiento romano dentro del casco urbano, las intervenciones arqueológicas sí que han puesto de manifiesto que las tierras circundantes a la ciudad fueron profusamente ocupadas por asentamientos latinos de carácter rural. Así ocurre en el yacimiento del arroyo del Egidillo, ubicado en Villanueva de los Escuderos, pedanía de Cuenca, donde se han localizado restos de hábitat disperso datados en el siglo I, que tenían una clara finalidad agrícola; o en la monumental villa romana de Noheda.

De este modo, en el entorno de Cuenca se pueden identificar gran cantidad de asentamientos que, de dimensiones medias o reducidas, pueden ser identificados como formas de ocupación territorial y explotación económica propias de un territorium romanizado. Cabe destacar que son tres las ciudades romanas (Ercávica, Valeria y Segóbriga) que se asientan en la provincia. Además todas ellas fueron sede episcopal en época visigoda, lo que demuestra la continuidad de poblamiento en estas tierras en la Antigüedad Tardía y la Alta Edad Media.

Teatro de Segóbrica
Teatro de Segóbrica - Ayto. de Cuenca