Patrimonio: del siglo XVII al siglo XX

Durante los siglos XVII y XVIII, aunque son momentos de profunda crisis para la ciudad, se levantan varios monumentos. Algunos ejemplos son el oratorio enfermería de San Pedro de Alcántara, ubicado en la actual plaza de la Audiencia, en la Calle Peñas la fundación de los religiosos descalzos franciscanos de la provincia de San Gabriel, la ermita de la Paz finalizada en 1750, que se adosa a la Torre de Bujaco en la Plaza Mayor y el arco de Santa Ana, también del siglo XVIII. Pero destacamos dos obras fundamentalmente por su entidad dentro del conjunto histórico de la ciudad, estas son el arco de la Estrella y la iglesia de San Francisco Javier:

Arco de la estrella
Arco de la Estrella - Ayto. de Cáceres

El arco de la Estrella, situado en el lienzo norte de la muralla, es la actual puerta de entrada al centro histórico en ese flanco. Tras desaparecer la puerta romana que abriría el recinto entre la torre de la Hierba y la torre del Horno, donde actualmente está el Foro de los Balbos, en torno al siglo XIV, se abriría otra entrada a la que denominarían la puerta Nueva. Será en el año 1726 cuando Manuel de Larra Churriguera construiría el arco que actualmente conservamos, realizado con un giro especial (esviaje) en su interior para permitir el acceso a los carruajes que subían por la cuesta paralela al lienzo de la muralla junto a la torre de los Púlpitos, dotándole ese aspecto tan característico.

 
iglesia de San Francisco Javier
Iglesia de San Francisco Javier - Ayto. de Cáceres

La iglesia de San Francisco Javier, ubicada en la plaza de San Jorge, fue erigida en el Siglo XVIII junto al convento anejo. Es un templo de planta de cruz latina con cabecera orientada hacia occidente y cúpula con linterna sobre el crucero. A los pies tiene dos torres de planta cuadrada, su fachada principal es barroca, decorada con una hornacina con la imagen de San Francisco Javier y encima de él, un escudo de la corona real de Castilla y León, todo esto rematado por un frontón partido. Debajo del templo encontramos una cripta en la que está enterrado el antepenúltimo obispo Jesús Domínguez. Además bajo el convento se encuentra un aljibe al que se accede desde el Centro de Interpretación de Semana Santa ubicado en la calle Cuesta de la Compañía.