Itinerario VIII: Ruta del Agua. La Ribera del Marco

  1. Iglesia de San Francisco Javier. El recorrido comienza en la plaza de San Jorge, donde se encuentra la iglesia barroca de San Francisco Javier con sus dos grandes torres-campanario y, en cuya cripta, accesible por la calle de la Cuesta de la Compañía, se encuentra el Centro de Divulgación de la Semana Santa Cacereña. Este lugar recoge las características de la festividad con videos, trajes de las cofradías, etc. Atravesando la sala del Centro de Divulgación y bajando por unas escaleras se llega a la cisterna, un aljibe del siglo XVIII.
  2. El aljibe árabe. El Museo de Cáceres. Subiendo por la calle la Cuesta de la Compañía, se llega a la plaza de las Veletas donde se localiza, la casa de las Veletas, sede del Museo de Cáceres y en cuyo sótano se encuentra el aljibe árabe (siglos X-XII) que fue uno de los mayores depósitos de agua de su época.
  3. Baluarte de los Pozos y la cisterna de San Roque. Saliendo del museo a la izquierda, se llega al callejón del Gallo que conecta con la calle Pereros, desde ella se continua por la calle Hernando Pizarro y, atravesando la plaza del Barrio de San Antonio, bajando la pequeña cuesta de la calle Consolación, está la calle San Roque; hacia la mitad de esta se pueden observar el Baluarte de los Pozos, torre almohade del siglo XII. Bajo la torre se encuentra la conocida como Cisterna de San Roque, un depósito de agua fabricado en mampostería y sillares de posible cronología romana que han reutilizados.
  4. Fuente Concejo. Continuando por la calle Fuente Concejo, cruzando el puente, a la derecha, está la Fuente del Concejo, construcción de granito con techado abovedado del siglo XV-XVI.
  5. Fuente Rocha o Fuente de los Curtidores. Siguiendo hasta el final de la calle Fuente Concejo, se llega a la Fuente de los Curtidores o de Fuente Rocha, por el nombre de la calle en que se encuentra. Se trata de un manantial con tres caños que fueron añadidos en el siglo XVIII. Aún hoy sigue activa.
  6. Huertas en la ribera del Marco. Bajando por las escaleras que se encuentran frente a la fuente, se llega a un camino de asfalto donde se pueden apreciar distintas huertas que se repiten con mayor o menor tamaño a lo largo de la ribera del Marco. Hoy son un claro ejemplo de agricultura urbana.
  7. Ribera de Curtidores. Es otro ejemplo más de la arquitectura de la ciudad antigua de Cáceres. Cruzando el puente que salva el arroyo de la Ribera a mano izquierda parte una calle estrecha y empinada, donde antaño se concentraban distintos gremios de trabajadores.
  8. Calle Caleros. Al final de la calle Ribera de Curtidores llegamos a la calle Caleros, llamada así por el gremio que la ocupaba. Es también una calle estrecha en la que aún se conservan portadas ojivales y otros elementos arquitectónicos decorativos de época. En ella también se puede ver la ermita del Vaquero del siglo XVII.