Historia: la Edad Media y el Renacimiento en Cáceres

En el periodo histórico al que nos dedicaremos en este apartado es al momento de inclusión de Cáceres en la lista como Ciudad Patrimonio de la Humanidad, es por tanto, la época Almohade y con posterioridad todo el conjunto patrimonial cristiano, en la Ciudad Monumental, durante la etapa cristiana de los siglos XIV y XVI.

alzado oeste galarza nocturno general
Alzado oeste galarza nocturno general - Ayto. de Cáceres

De la invasión y ocupación del mundo islámico en nuestra ciudad mantenemos restos destacables pero sobre todo el conjunto amurallado, en el que destacan las torres albarranas. 

Murallas de Cáceres en 2013
Murallas de Cáceres en 2013 - Ayto. de Cáceres

El recinto amurallado de Cáceres, constituye uno de los conjuntos histórico-artísticos mejor conservados. En la actualidad, la cerca que ocuparía más de un kilómetro de longitud, abarcando una extensión de más de 8 hectáreas, marca el carácter militar y defensivo del enclave extremeño en esta época, que se correspondería con el sistema tripartito de espacios almohade. Tradicionalmente las ciudades contaban con un gran espacio vacío para albergar tropas (albacar), la alcazaba y el espacio urbano o medina. En este caso, Cáceres sería un gran centro militar ubicado en un buen sitio estratégico en la época de la reconquista cristiana de la península ibérica.

La muralla estaría flanqueada por unas 20 torres albarranas de las cuales conservamos 16, aunque muchas de ellas con modificaciones posteriores, que luego trataremos en capítulos posteriores, como son la torre de Bujaco, la torre del Horno, la torre de la Hierba, o la torre de los Pozos entre otras. También contaría con torrecillas intercaladas como era habitual, de las que hemos identificado con claridad 7 de ellas. Éstas se colocaron adosadas al lienzo de muralla, reforzando las zonas más débiles o accesibles en caso de asedio. En cuanto a los accesos, son con cuatro puertas conocidas en la muralla: la puerta de Mérida, flaqueada por dos torres albarranas ahora desaparecidas     ( torre de la puerta de Mérida y la torre de Mari Lucas); la puerta de Coria (junto a la torre del Socorro); el arco del Cristo o de fuente del Concejo, que es la única puerta que conservamos en la que sí, efectivamente, podemos ver una remodelación almohade. El resto de accesos, ahora desaparecidos,  tendrían un origen romano y suponemos que estarían en uso en época islámica, aunque desconocemos si fueron reformados o no en este periodo. De la puerta que pudo encontrarse en el lienzo occidental de la ciudad tenemos escasos documentos, tan sólo podemos pensar que estaría a la altura del Foro de los Balbos, aunque hora se encuentra desaparecida por completo.

Vista aérea de Cáceres
Vista aérea de Cáceres - Ayto. de Cáceres

Tras el periodo almohade y con la reconquista de la ciudad efectuada por Alfonso IX en 1229, comienza una etapa de cristianización urbanística caracterizada por la modificación tanto del centro neurálgico como de las zonas de asentamiento, adquiriendo una gran importancia los templos religiosos. Se comienza a remodelar la zona construyendo casas y palacios, desaparece la alcazaba que estaría ubicada en la zona alta del recinto, en lo que actualmente se encuentra la Plaza de San Mateo que, a partir de ahora, se convertiría en uno de los dos centros de ciudad junto a la Plaza de Santa María. Urbanísticamente hablando, la planta de la ciudad aprovecharía esa distribución inicial romana con el Cardo y el Decumano Maximus, los dos ejes principales en forma de cruz, gracias a los que se articulan de forma racional los espacios de la ciudad.  

En un primer momento la ocupación se limita al interior del recinto amurallado, con una población de más de 2000 habitantes, pero a partir del s. XIII se empieza a instalar con gran fuerza la nobleza, transformando, siempre en relación a su propio poder económico, el tejido urbano. Se modifican entonces las típicas casas medievales en palacios, a modo de casas fuertes, a las que se añadirían torres que determinarían su fortaleza y poder, (que por ordenanza de la Reina Isabel fueron desmochadas en el siglo XV).

Cáceres en el Renacimiento
Cáceres en el Renacimiento - Ayto. de Cáceres

Ya en el los siglos XIV y XV la ciudad se expande fuera de la muralla, creándose dos nuevos centros parroquiales, el de San Juan y Santiago, además de los barrios gremiales que se irían ampliando unidos a ese núcleo amurallado.

De este periodo se han conservado un buen número de palacios que actualmente dan forma al Cáceres medieval que podemos visitar, como son el Palacio de los Solís, el Palacio de Los Golfines de Abajo, el Palacio de los Golfines de Arriba, el Palacio de las Cigüeñas o de Cáceres Ovando, el Palacio de Carvajal etc. Perteneciendo algunos de ellos al siglo XVI ya con una estructura y decoración renacentista marcada en la distribución estructural y en los elementos arquitectónicos y decorativos. En general, se articulan en varios pisos (normalmente dos) con un patio central cuadrado o rectangular con arquerías de medio punto apoyadas sobre columnas, las fachadas son sencillas con puertas de medio punto con grandes dovelas de granito y ventanas pequeñas cuadradas, algunas de las cuales presentan decoración como alfiz o alguna balaustrada. Los escudos nobiliarios tienen especial protagonismo en las fachadas y, para resaltar su linaje, suelen aparecer justo encima de las puertas principales, como en el caso del Palacio de los Golfines o el Palacio de los Solís.

Palacio de los Golfines de Arriba
Palacio de los Golfines de Arriba - Ayto. de Cáceres
Palacio de los Solís
Palacio de los Solís - Ayto. de Cáceres
 

En cuanto a la arquitectura religiosa que encontramos en el casco histórico los dos centros parroquiales principales situados intramuros: San Mateo y Santa María; así como los dos extramuros: San Juan y Santiago. Además hay un buen número de ermitas, conventos y monasterios que se van creando en la ciudad a lo largo de los siglos cubriendo las necesidades de la misma.

Iglesia de Santiago
Iglesia de Santiago - Ayto. de Cáceres