Historia: desde la Prehistoria a la Alta Edad Media

Como antecedentes históricos de la ciudad de Cáceres, hay que tener en cuenta que la zona ha sido ocupada durante diferentes épocas por los diversos pueblos que han habitado en la Península Ibérica. Los primeros restos que podemos encontrar en la ciudad datan de época prehistórica, destacando fundamentalmente tres cuevas con ocupación humana, estas son la cueva de Maltravieso con sus espectaculares manifestaciones artísticas tanto en grabado como en pintura rupestre, la cueva del Conejar y la cueva de Santa Ana.

Cuevas del Maltravieso
Cuevas del Maltravieso - Ayto. de Cáceres
Cueva del Conejar
Cueva del Conejar - Ayto. de Cáceres
Cueva de Santa Ana
Cueva de Santa Ana - Ayto. de Cáceres
 

No tenemos constancia de un asentamiento estable hasta la época romana, en la que destacamos, en un primer momento, el campamento militar conocido como Cáceres el Viejo. Fue fundado como Castra Caecilia entorno al 80 a.C. por el general Quintus Caecilius Metellus Pius durante las llamadas guerras sertorianas, en las cuales se enfrentó, como general enviado por Roma, al pretor Sertorio, rebelde a la República y al dicatador Sila. Posteriormente se establecería como colina romana, Norba Cesarina,  por Cayo Norbano Flaco hacia el año 34 a. C.

Estará directamente vinculada a una de las principales vías romanas de la Península Ibérica, la Vía de la Plata que articulaba la ciudad de sur a norte desde el punto de vista tanto comercial como cultural.

Del periodo visigodo apenas conservamos algún vestigio, pero del siglo VIII d.C. al    XII d.C. podemos constatar la presencia del mundo islámico en la ciudad.