Itinerario II: Ávila industriosa

Intinerario II
Intinerario II - Ayto. de Ávila

Entorno del Atrio de San Segundo

El itinerario se inicia en el conocido como Arrabal del Puente o San Segundo, barriada extramuros que, frente al lienzo occidental de la muralla y en la margen derecha del río Adaja, desde los primeros tiempos de la repoblación de la ciudad fue el entorno elegido para la instalación de establecimientos dedicados a trabajos industrioso-artesanales. Batanes, telares, molinos, tintes y tenerías se implantarían en este espacio alejado del centro urbano, actividades que, además de nocivas y molestas por sus olores, necesitaban de agua abundante para su funcionamiento y el vertido de desechos.

Acerca de este arrabal en el siglo XVI, María Cátedra dice “el burgo del puente era una barriada muy modesta, de carácter industrial y artesanal, la zona industrial más característica de Ávila. Los molinos, el río y la propia entrada a la ciudad por la puerta del Adaja son los factores que contribuyen a la concentración del artesanado (lavado de lanas, tenerías, molinos hidráulicos, batanes, etc). En el barrio hay un mesón y un hospital, el de San Lázaro o de la lepra. A fines del siglo XV varios judíos poseían o explotaban tenerías y molinos junto al Adaja, al igual que en el barrio de Santo Domingo – la judería propiamente-, hasta que fueron expulsados En el siglo XVI probablemente ocupan esta zona algunos moriscos conversos, quienes con frecuencia se dedican a estas labores además de a trabajos de construcción”.

A partir de finales del siglo XVI comienza la decadencia social y económica de Ávila, y el barrio, al igual que el resto de la ciudad pierde población y dinamismo industrioso. En 1788, después de varios intentos fallidos por reactivar el trabajo de la lana, Carlos III impulsa la creación de la Real Fábrica de Algodón, junto al puente sobre el Adaja, sobre el solar del antiguo Hospital de San Lázaro y un viejo molino. Los intentos de revitalizar la industria textil abulense resultarán vanos, transformándose la fábrica de algodón en fábrica de lanas, terminando convertida en 1862 en fábrica de harinas, hasta que cesa en su actividad y es finalmente derruida en 1995. Aún hoy se conservan, integrados en un espacio de ocio, varios elementos pertenecientes a esta industria.

Ara votiva altoimperial. Ermita de San Segundo
Ara votiva altoimperial. Ermita de San Segundo - Ayto. de Ávila

Para permitir el acceso a la ciudad desde el poniente se construyó un puente, conocido como Puente Romano, al que algunos autores otorgan un origen romano. Consta de cinco arcos y cuatro pilares con tajamar, arrancando los arcos a diversas alturas, con el fin de que las cervices mantengan una altura idéntica. En un momento desconocido fue cortado sistemáticamente en todos sus arcos, reconstruyéndose en el siglo XII con sillería caleña (mismo material empleado en la construcción de las iglesias románicas de la ciudad). De la estructura original restaría la construcción en sillería de granito berroqueño. En uno de los apoyos del arco central se ha reutilizado una cista o cápsula de cenizas procedente de alguna necrópolis de época romana, y que podría ponerse en relación con el ara votiva reutilizada en la cercana ermita de San Segundo (originariamente de San Sebastián).

La ermita de San segundo (siglo XII), como otras no pocas iglesia románicas de la ciudad (San Nicolás, San Andrés, San Martín, etc.), pudo levantarse sobre un antiguo santuario de época romana, respondiendo su ubicación a la culminación del proceso de cristianización de lugares de culto paganos, fuertemente arraigados en la memoria colectiva.

En relación con este santuario habría de ponerse el ara votiva reutilizada en la escalinata de acceso occidental al templo; actualmente se puede contemplar en el atrio de la iglesia, frente a la entrada occidental del templo. Del siglo II, está dedicada por Aper a Júpiter Óptimo Máximo (dos esculturas zoomorfas y una estela funeraria incluidas en el cercano lienzo occidental de la muralla medieval, podría proceder de este mismo santuario).

Intervenciones arqueológicamente llevadas a cabo en el entorno del atrio de San Segundo pusieron al descubierto unas tenerías (tenerías del atrio de San segundo), las mejor conservadas, de época pre-industrial, dentro del contexto castellano-leonés. Data su fundación de finales del siglo XIV - principios del siglo XV, abandonándose la actividad en la segunda mitad del siglo XVII.

A la espera de su musealización y puesta en valor, actualmente el conjunto arqueológico se encuentra soterrado, si bien se puede contemplar un palomar, cuya construcción ya está constatada en el siglo XVI y que pudo estar relacionado con la obtención de palomina, producto utilizado en el proceso del curtido de pieles.

Palomar en antiguas tenerías
Palomar en antiguas tenerías - Ayto. de Ávila

Pozo de la Nieve del Lienzo Norte de la muralla.

Muy próximo a la ermita de San Segundo, en el lienzo norte de la muralla y adosado al paño entre los cubos nº 37 y 38 se emplaza el pozo de la nieve de Ávila (orientado al norte, a la umbría de la muralla y con escasa insolación).

Con motivo de la restauración del lienzo norte de la muralla en el año 2013, la estructura fue intervenida arqueológicamente, restaurada y acondicionada para ser visitada y comprendida.

Pozo de la Nieve
Pozo de la Nieve - Ayto. de Ávila

Los pozos de nieve, que tuvieron una relevante importancia social, eran construcciones dedicadas al almacenamiento y conservación del hielo para su posterior distribución y venta. Para obtener frío en verano sin tecnologías para producirlo, la solución era conservar y mantener la nieve que se habría recogido en los meses de invierno. Para ello el procedimiento más sencillo fue la construcción de estructuras bajo cota de suelo que, aprovechando la capacidad de mantener la temperatura de los espacios situados a cierta profundidad del terreno, conservasen, durante meses, la nieve y el hielo; en la época de calor, abrían los pozos de la nieve y extraían el hielo.

El de Ávila es de planta cuadrangular excavada en el granito degradado hasta una profundidad de 2 m, y reforzada en mampostería de granito. Construido en el siglo XVI (momento en el que se generaliza el uso del hielo), de este momento únicamente se conservan dos arranques de arco en el paramento del cubo de la muralla, que responderían a una primitiva cubierta de bóveda de sillería. En el paño de la muralla se visualizan las improntas de al menos otras dos cubiertas, ya de época contemporánea. Tras la implantación del frío industrial en la ciudad, su demolición definitiva se produce a principios de los años 50.

Siendo las utilidades meramente conserveras importantes (pescado y carne), la utilización de la nieve/hielo  con fines terapéuticos también lo será (para combatir la fiebre, como calmante en casos de congestiones cerebrales, para detener hemorragias y como anti-inflamatorio en los traumatismos, esguinces o fracturas). Por otra parte, a comienzos de la Edad Moderna llegará a Castilla la afición a las bebidas frías. Las clases más adineradas de aquella época no concebían una vida sin la consumición de bebidas frías.

El alfar de la calle Marqués de Santo Domingo

Desde el pozo de la nieve nos encaminamos al alfar de la calle Marqués de Santo Domingo, acceso que se realizará contorneando la muralla por su lienzo occidental, hasta acceder a la ciudad intramuros por el arco de San Segundo.

Alfar de la calle Marqués de Santo Domingo
Alfar de la calle Marqués de Santo Domingo - Ayto. de Ávila

Como consecuencia de un proyecto de urbanización en 1995, se llevó a cabo una intervención preventiva que exhumó un complejo alfarero. Actualmente queda protegido dentro de un espacio museístico-interpretativo abierto al público.

Se construye el alfar, dedicado a la fabricación industrial de recipientes cerámicos, en el siglo XVI, en un lugar de la ciudad intramuros, pero poco habitado, tradicionalmente relacionado con las actividades industriosas y con el río Adaja, al que se accedía por el cercano arco del Adaja o San Segundo.

El arrabal del Adaja, en estas fechas, era una zona industriosa, donde, por su proximidad al río, se llevarían a cabo las actividades más insalubres y necesitadas de agua: tenerías, tintes, telares, batanes y molinos. Otro tipo de actividades menos nocivas para la población, como lo era la alfarería, podrían desarrollarse intramuros.

El alfar se mantendrá en uso hasta el siglo XVIII, momento en que la actividad cesará. Tras la demolición de las estructuras aéreas y colmatación de las subterráneas, ya a finales del siglo XVIII - principios del siglo XIX, en el solar se llevarán a cabo importantes aportes de paquetes de relleno, transformando el ámbito en huertasiglo

Noria de las Huertas de San Nicolás. Un paseo por la judería y la morería

El siguiente punto de destino, y final del itinerario, será la noria de las Huertas de San Nicolás, y lo haremos atravesando parte de la judería abulense y, posteriormente, de la morería.

Judería
Judería - Ayto. de Ávila

Siguiendo la calle Marqués de Santo Domingo, dirección arco del Adaja, intramuros y paralelos a la muralla, enlazamos con la calle Telares, a través de la cual se accede al jardín de Moshé de León, donde se rinde homenaje al universal autor del Sefer ha-Zohar o Libro del Esplendor. La propia arquitectura de los jardines se corresponde con la estructura de un jardín místico, que evoca la profunda espiritualidad de este sabio judío que se hospedaba en la casa de Yuçaf de Ávila, y que dio a conocer en esta ciudad su complejísimo texto, basado en la gran tradición cabalística anterior, que él mismo atribuye a la interpretación esotérica de unos manuscritos de Simeón ben Yohai, del siglo II, encontrados en el interior de una cueva.

Puerta de la Malaventura
Puerta de la Malaventura - Ayto. de Ávila

El jardín está situado frente a la puerta de la Malaventura, que daba acceso directo a la judería. El nombre se relaciona con la “mala ventura” de los judíos que, obligados por el decreto de expulsión de los Reyes Católicos, salieron por esta puerta hacia el exilio.

Antes de salir de la ciudad por la referida puerta, conviene realizar un recorrido por la calle de Santo Domingo, que fue el eje central de la judería, y que mantiene, como todo el barrio, el encanto de sus casas bajas, cuya disposición crea un trazado irregular de las calles. Estas humildes viviendas, muchas de ellas con patio, durante el apartamiento del último tercio del siglo XV, a partir de los Ordenamientos de 1480 decretados por los Reyes Católicos, llegaron a saturarse, provocando la protesta de la aljama abulense por la falta de salubridad y los malos olores. Tras la expulsión de los judíos en 1492, esta zona se despobló y quedó convertida en una zona marginal de la ciudad.

Por la puerta de la Malaventura, ya extramuros, se accede al conocido como atrio de San Isidro por la ermita que allí se levantaba, y que desde 1897 se encuentra reconstruida en los jardines del Recreo en Madrid. También en este espacio se construyó el Matadero Viejo en el siglo XVI.

Portada musulmana. Calle Empedrada
Portada musulmana. Calle Empedrada - Ayto. de Ávila

Subiendo por la cuesta del paseo del Rastro, paralelo al lienzo meridional de la muralla, llegamos a la calle Empedrada, por donde se accedía a la morería del arrabal de San Nicolás. En este recorrido es de interés observar como la concepción del lienzo meridional cambia notablemente con respecto al resto de lienzos: torreones semicilíndricos de menor tamaño que, con una disposición más espaciada entre sí, da sensación de agotamiento. También interesa analizar la apertura de canteras  a pie de obra, y como los frentes de extracción  son integrados en la defensa.

Escultura zoomorfa embutida en la base de la torre de la iglesia de San Nicolás
Escultura zoomorfa embutida en la base de la torre de la iglesia de San Nicolás - Ayto. de Ávila

Ya en la calle Empedrada, en la que se localizaba una de las mezquitas abulenses, destaca la portada del inmueble nº 8, huella patente de la presencia musulmana en la ciudad. Esta calle emboca en la plaza de San Nicolás, presidida por la iglesia del mismo nombre. En la base de la torre fue reutilizada una escultura zoomorfa (toro), datada en el siglo II-I a.C., por tanto vettona, pero ya ejecutada en contexto de la romanización (siglos II-I a.C.).

 
Noria en antiguas Huertas de San Nicolás
Noria en antiguas Huertas de San Nicolás - Ayto. de Ávila

El itinerario concluye en este espacio urbano, en la noria de sangre conservada en las antaño conocidas como Huertas de San Nicolás, localizadas inmediatamente al mediodía del cementerio musulmán de Pared de los Osos. Datada en el siglo XIX., ha sido consolidada y puesta en valor, conservándose dentro de un espacio municipal.