Geografía

La ciudad  medieval se asienta, a 1131 de altitud, sobre un promontorio granítico que forma parte de las estribaciones meridionales de la Sierra de Ávila o del reborde que cierra, por el E, el Valle Amblés, ámbito geográfico determinado por el mediodía por las Parameras, y por el N, por la referida Sierra de Ávila. El valle es surcado longitudinalmente (O-E) por el río Adaja, curso fluvial que, encajonado y en su discurrir hacia el Duero, contornea por el poniente la estribación granítica en que se localiza la ciudad; al mediodía del caserío el río Chico desemboca en el Adaja.

Formando parte de la Sierra de Gredos, la Sierra de Ávila constituye el escalón de menor altitud y más septentrional del Sistema Central dentro de la provincia de Ávila. De culminaciones planas y sin que se produzca una fuerte ruptura de pendiente, individualiza el Valle  Amblés de la llanura sedimentaria de La Moraña.

La ciudad está completamente condicionada por la geografía. La muralla medieval se levanta sobre una crestería granítica, adaptándose a la propia orografía del terreno y desarrollando una planta de cuadrilátero irregular, casi un rectángulo, orientado longitudinalmente y volcada hacia el río Adaja. Ésta es la planta más acertada y casi la única posible que la topografía permitía, reuniendo el diseño más adecuado para la defensa de la porción de terreno que circunda. 

Panorámica de la ciudad desde Cerro San Mateo
Panorámica de la ciudad desde Cerro San Mateo - Ayto. de Ávila